La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros extraordinario, este viernes en Madrid. | Efe - Rodrigo Jimenez

2

El Gobierno ha aprobado un anteproyecto de ley de empleo que transformará el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en una Agencia Española para el Empleo, para corregir sus «enormes ineficiencias» e impulsar la intermediación laboral. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha explicado que este anteproyecto convertirá el SEPE «en una gran agencia pública» al modernizarlo, «digitalizarlo de arriba a abajo» y ganar así «en rapidez, agilidad, flexibilidad». Esta futura agencia para el empleo ofrecerá una cartera básica de servicios en materia de orientación, formación, intermediación y asesoramiento para el empleo; recogerá todas las vacantes de empresas e instituciones, y proporcionará a cada demandante un profesional tutor que le diseñe una atención personalizada.

La reforma del SEPE responde a las advertencias de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) sobre la dificultad para medir la eficiencia y los resultados de las políticas de empleo y, también, a las recomendaciones por país de la Unión Europea. «La gran transformación que planteamos es la conversión del SEPE en una gran agencia pública, la Agencia Española del Empleo. Transformar este ente en una gran agencia para conseguir objetivos fundamentales: modernizar el organismo, digitalizarlo completamente, ganar en rapidez, agilidad...», ha dicho la ministra sobre la futura agencia, que se encargará de dirigir las políticas de empleo del país. El anteproyecto también contempla la creación de la Oficina de Análisis del Empleo, para ofrecer asesoramiento sobre las políticas de empleo, no solo para los desempleados, sino «para la sociedad en su conjunto». También se dará más peso al análisis de datos y a la Inteligencia Artificial «para, con mucha rapidez, ser capaces de corregir las discriminaciones que se producen» en la carrera laboral.

Las nuevas políticas de empleo también plantean que las empresas, agencias de colocación privadas y administraciones comuniquen sus vacantes a la futura Agencia de Empleo, ya que hasta el momento «hay un sistema único de las ofertas». Díaz ha señalado que resulta «muy difícil» hacer un seguimiento de las ofertas, por lo que con este sistema de comunicación de vacantes, unido también a la Inteligencia Artificial, se podrán dar respuestas más rápidas en la búsqueda de empleo, promociones y ascensos. Además, ofrece «transparencia en el funcionamiento del mercado de trabajo».

Esto requerirá, por tanto, de la colaboración de las empresas y las agencias privadas de colocación, que deberán facilitar los datos de intermediación laboral o los incentivos a la contratación. Fuentes del Ministerio señalan que España se ha fijado en el ejemplo de la Agencia Federal de Empleo de Alemania para obligar a las empresas a comunicar «las vacantes más importantes». Esta decisión, argumentan desde Trabajo, se basa en «el principio de transparencia» y dará a la futura Agencia Española para el Empleo «conocimiento de la realidad diaria del mercado». De esa manera, se podrán reformular las estrategias de empleo y preparar a los trabajadores para esas vacantes. Aunque esta cuestión todavía debe desarrollarse legislativamente, el Ejecutivo quiere que los empresarios lo entiendan como «un derecho» que les beneficiará.