Imagen de archivo de Felipe VI. | José Cabezas

0

El rey ha vuelto a dar positivo en la prueba de control de la COVID que se le ha practicado este martes, por lo que ha quedado suspendida su agenda de actos oficiales durante el resto de esta semana. Según ha informado la Casa del Rey, el estado de salud de Felipe VI es bueno y no presenta síntomas, aunque se someterá en los próximos días a una nueva prueba de control.

Entre la agenda que ha suspendido figuraba este miércoles la entrega de despachos a los nuevos secretarios de embajada en la Escuela Diplomática y una visita el jueves a la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda. El rey dio positivo el pasado 9 de febrero en una prueba que se le practicó tras presentar la noche anterior «síntomas leves».

Desde entonces, el positivo del jefe del Estado ha obligado al monarca a permanecer en aislamiento y a suspender su agenda presencial. En cuanto al resto de la familia real, ni la reina Letizia ni la infanta Sofía han presentado síntomas, por lo que han seguido con sus actividades «con normalidad» siguiendo «las normas establecidas».