El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece en el Palacio de La Moncloa tras el Consejo de ministros extraordinario celebrado este sábado. | Kiko Huesca

29

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha culpado este sábado a las mafias que trafican con seres humanos del «asalto violento contra la integridad territorial» de España, en el que unas 2.000 personas trataron de cruzar de Marruecos a Melilla y que dejó un balance de 18 fallecidos y más de 300 heridos. «Si hay un responsable de todo lo que ha sucedido en esa frontera, son las mafias que trafican con seres humanos», ha zanjado el jefe del Ejecutivo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario que ha aprobado nuevas medidas para hacer frente a la crisis provocada por la guerra en Ucrania. Lo ha hecho al ser preguntado si mantenía sus elogios a la gendarmería marroquí ante el trágico resultado del asalto, que se saldó con 18 víctimas mortales, aunque las ONG elevan esa cifra a 27. Durante el día de hoy se han compartido distintos documentos que muestran a los propios agentes magrebíes lanzando piedras a los migrantes.

Sánchez ha precisado que lo primero que hizo este viernes tras conocerse el asalto fue mostrar su solidaridad y reivindicar el trabajo que hicieron las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, pues varios de los heridos fueron agentes de la Guardia Civil. Al mismo tiempo, ha querido recordar que en la neutralización del ataque también trabajó la gendarmería marroquí coordinadamente con las fuerzas españolas. Un ataque que, ha insistido, se trató de un «asalto violento y organizado por mafias a una ciudad que es territorio español y que, por tanto, fue un ataque a la integridad territorial de nuestro país».

El ataque se produjo sobre las 6.40 horas, cuando unos 2.000 inmigrantes de origen subsahariano trataron de acceder a Melilla, de los cuales lograron llegar unos 500 hasta el paso fronterizo de Barrio Chino, donde rompieron una de las puertas de acceso y 133 en total accedieron a la ciudad de manera irregular. Mientras, en el lado español, el salto a la valla de Melilla provocó 106 heridos leves, 49 agentes de la Guardia Civil y 57 inmigrantes, de los cuales tres tuvieron que ser trasladados al Hospital Comarcal.