El president de la Generalitat, Ximo Puig, junto a la vicepresidenta y portavoz del Consell y consellera d'Igualtat i Polítiques Inclusives, Aitana Mas, durante la primera sesión de control parlamentario en Les Corts Valencianes tras la salida de su gobierno de la vicepresidenta Mónica Oltra. | Efe

8

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha elogiado este jueves, tras las críticas del PP y Vox por no haber destituido a la ya exvicepresidenta Mónica Oltra tras su imputación por un presunto encubrimiento de los abusos de su exmarido a una menor tutelada, «la dignidad» demostrada por la también portavoz y consellera d'Igualtat al dimitir algo que «los 135 condenados» del partido popular «nunca» han hecho. Puig ha replicado así a la síndica del PP, María José Catalá, que ha cuestionado a Puig por «cómo valora la inestabilidad de su Consell» y le ha afectado que «hace 1 año, 3 meses y 10 días, que podría haber cesado a la señora Oltra cuando tres magistrados pusieron por primera vez negro sobre blanco la negligente gestión de su vicepresidenta en el caso de los abusos a una menor tutelada y no lo hizo».

Al respecto, Puig le ha replicado que este Consell es «más estable que su partido estando en la oposición» y ha incidido en que está estabilidad está garantizada como demuestra los presupuestos aprobados en siete años en «tiempo y forma» y porque además, «se toman decisiones y cuando hay que poner por encima el interés general se pone» y al respecto ha agradecido «la dignidad» demostrada por Oltra. Por contra, ha citado al popular Esteban González Pons que él mismo reconoció: «Si ustedes han imaginado una crisis de verdad solo tienen que mirar al PPCV», ha citado el presidente.

Asimismo, el PP y Vox también le han exigido en varias ocasiones que pida perdón a la menor tutelada. En su intervención, Puig ha recalcado que él sí que «pide perdón todos los días a todas las personas a los que no se les dan los servicios adecuados, lo he hecho en muchas ocasiones y lo seguiremos haciendo». «Este no es un Gobierno perfecto, es un gobierno que comete errores muchas veces y la soberbia no es un atributo nuestro, todo lo contrario, de verdad vemos con sufrimiento todo lo que no somos capaces de sacar adelante», ha señalado.

No obstante, ha recalcado que «la realidad desmiente al PP todos los días» porque los valencianos con esfuerzo han vencido la pandemia y «ha puesto en marcha el motor económico que dejó gripado por el PP» y estamos con «un récord de ocupación y se ha generado un entorno de confianza» como demuestra la elección de Ford de la planta valenciana. En ese sentido, «hemos recuperado los elefantes blancos que había en la gestión» del PP con un edificio que costó 100 millones sin uso y que ahora será el CaixaForum más importante de España, o que desde mañana la Ciudad de la Luz que «dejaron arruinada volverá a ser mañana un plató».

Noticias relacionadas

«Son ustedes y sus socios en los que no confían en la Comunitat Valenciana pero la sociedad, las empresas y todo aquel que cree que honestamente se puede vivir con calidad de vida sí lo hacen», ha destacado. Por contra, la portavoz popular, que ha felicitado a Aitina Mas tras su nombramiento como nueva vicepresidenta, se ha preguntado «cómo puede ser que durante todo este tiempo Puig no le pidiera explicaciones a Oltra sobre este asunto» y por ello le ha recriminado que «no puede dar lecciones de gestión y de dignidad».

«Si Oltra dimitió es por un error en la gestión de menores, luego si usted es el máximo responsable de la gestión de menores tiene que salir a pedir perdón por un error de su gobierno», ha recalcado. Por ello, le ha instado a Puig a que «dejen de jugar al ajedrez político para montar un Botànic 3 porque no llegará. Andalucía ha demostrado que del «socialismo se sale» y que la gestión es lo único que importa. En ese sentido, ha lamento que el presidente Pedro Sánchez «sigue ninguneando a la Comunitat Valenciana» y que Puig haga de su «palmero». En esta línea, ha afirmado que «no puede hablar de estabilidad tras la dimisión de Mata, la imputación de su hermano, o la dimisión de Oltra en forma de tragicomedia» y le ha reclamado que «no se ponga la medalla de la Ford, cuando el éxito se debe a sus trabajadores, por el Ágora, la Ciudad de la Luz o Parc Sagunt, porque son proyectos e infraestructuras construidas por gobiernos del PP».

Del mismo modo, la síndica Ana Vega ha cuestionado «la decencia y credibilidad» del Consell de Puig tras haber mantenido a Oltra en el cargo tras ser imputada por prevaricación, abandono de menores y omisión del deber de perseguir delitos. Así, le ha afeado que no haya destituida a Oltra por «cobardía y por tener demasiado aprecio a los sillones y al Palau» y luego se ha tenido que «tragar el sapo» de enterarse de su dimisión por la rueda de prensa. «Su indignidad como presidente no tiene límites» ha afirmado y por ello le ha exigido que pida perdón a la niña tutelada y «a las familias que representa y que ha traicionado repetidamente».

El presidente valenciano le ha cuestionado a qué «ética y moral» se refieren porque la de Vox y la del Consell son «totalmente diferentes» ya que su Gobierno «defiende la democracia, la ética de la Ilustración, los valores de Naciones Unidas» y son «un gobierno ético y honrado que hace de los derechos humanos nuestra carta de navegación «frente al insulto de Vox a las mujeres, los migrantes, los discapacitados o el colectivo LGTBI». Por contra, ha lamentado que Vega «no tiene ninguna aproximación al principio de ética democrática» y en ese sentido ha enumerado «el rosario de improperios» que le ha lanzado durante las sesiones de control. Pese a ello, ha recalcado él «no bajará a ese barrizal» y seguirá defendido «los derechos de las personas desde la diversidad y la inclusión».