Rueda de prensa de Aitor Esteban. | Efe

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, cree que el Gobierno de Padro Sánchez «ventilará» antes de Navidad la supresión del delito de sedición, que los jeltzales apoyarán, pero dudan de lo que harán con la supuesta reforma de malversación porque desconocen cómo se plantearía. «Cuando llegue ese puente, ya veremos si se cruza o no, y cómo lo cruzamos», ha asegurado. En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Esteban ha considerado que le «interesa» al Ejecutivo «ventilar» antes de navidades la eliminación del delito de sedición para sustituirlo por el de desórdenes públicos agravados, por lo que la tramitación «se hará bastante rápida». A su juicio, este tipo penal era «una mezcla de todo, que no se parece a nada asimilable en el marco europeo, y lo han podido comprobar los jueces españoles a la hora de hacer extradiciones». «No hay quien pudiera comparar exactamente lo que era el delito de sedición con otros que había en otros países europeos, que habían sido reformados, retocados, mientras que el concepto en el Código español mantenía el del siglo pasado», ha añadido.

Por ello, ha explicado que había que «retocarlo» porque no tenía sentido que las penas «fueran tan altas». «Y aunque no hay una unanimidad, sí hay un consenso mayoritario en Cataluña sobre que esto puede ayudar a mejorar el clima político y a que determinados actores políticos puedan verdaderamente volver a tener capacidad para dialogar y comenzar un nuevo tiempo. En ese sentido, nosotros lo vamos a apoyar», ha resaltado. En cuanto a la posibilidad de reformar el delito de malversación, ha dicho que desconocen «en qué va a consistir». «Nosotros no vamos a tomar una iniciativa en ese sentido y no sé exactamente qué van a proponer los partidos catalanes o el PSOE, y si lo van a hacer. Por lo tanto, cuando se llegue a ese puente, ya veremos si se cruza o no, y cómo lo cruzamos», ha remarcado. En su opinión, no pueden pronunciarse si se «habla de la malversación en general y del tipo penal en abstracto», sin saber concretamente cuál es la propuesta. También cree que en Cataluña «se forzó» este delito para condenar a dirigentes independentistas que no podían ser procesados por sedición «para que nadie quedara sin castigo y fuera una buena lección, porque así se leía desde Madrid».

El portavoz del Grupo Vasco ha explicado la abstención de los diputados del PNV en la votación de los gravámenes temporales a la banca y energéticas, para recordar que, desde un primer momento, han dicho que había que gravar los beneficios extraordinarios y no el volumen de negocio, porque era «lo mandatado por Europa». Según ha apuntado, eso habría llevado a «fuera un impuesto y se pudiera concertar y recaudar por las instituciones vascas». «¿Qué es lo que ocurre?, que tal como se ha planteado por el Gobierno español y, a pesar de que se nos han admitido algunas enmiendas, el propio concepto en sí, es de prestación. Por lo tanto, sí vamos a acordar, después de la negociación, en comisión mixta cuál es la cantidad que sería más o menos la que habríamos recaudado, pero ni la vamos a poder recaudar nosotros desde nuestras instituciones, ni lo vamos a poder gestionar», ha aclarado. En esta línea, ha indicado que «el dinero será recaudado por el Gobierno español» y se pasará a Euskadi «ese equivalente». «Esto, si se sostiene en el tiempo, nosotros no vamos a pasar por ahí. Habrá que convertirlo en un impuesto», ha reclamado.

or ello, técnicamente las haciendas forales no lo recaudarán, compromiso que EH Bildu afirmó haber arrancado al Gobierno central. En todo caso, los jeltzales se han congratulado de haber podido evitar, porque era su «raya mínima, que ese dinero no fuera a Madrid y que correspondiera a la ciudadanía vasca lo que puedan poner Kutxabank, Iberdrola o todas las energéticas que pueda haber en Euskadi».

Aitor Esteban cree que «igual se podía haber conseguido de otra manera», como con «una modificación concreta en el impuesto de sucesión o de Sociedades». «Se podrían haber buscado otras fórmulas porque nuestro temor también es que, si no se gradúa de manera equilibrada, podría perjudicar a las inversiones, y de ese volumen de inversiones dependen muchas otras empresas de las que tiran esas grandes, y ahí hay muchas empresas vascas implicadas», ha añadido. Por ello, ha aclarado que ellos proponían «incentivos para una mayor inversión».