0

Ariana Grande fue acusada de haber roto las normas del contrato que tiene firmado con The Voice, la versión estadounidense de La Voz. Entre otras cosas, aseguraban que la reina del pop estaba 'obsesionada' con los concursantes, a los que no cesa de enviarles mensajes por las redes.

La coach del talent musical que comparte con John Legend, Kelly Clarkson y Blake Shelton ha admitido que, efectivamente, está entusiasmada con sus jóvenes aspirantes a estrella y eso le ha hecho romper las reglas de su contrato, que dicen que no debe tener ningún tipo de contacto con ellos.

"Estoy obsesionada con mi equipo. Son increíbles y muy amables. Los adoro", aseguró, para, después, admitir su error. "He roto todas las normas que hay en mi contrato. Les mando mensajes privados por Instagram", dijo en el programa de Kelly Clarkson.

"Ellos me dicen que se supone que no puedo hacer algo así", admitió también. "Y tengo que pedirles perdón", aseguró la estrella del pop.