Una tienda física de Zara. | Efe

5

Zara empieza a cobrar por las devoluciones de ventas 'online'. La decisión, según ha informado la compañía, se debe a un intento de mejora medioambiental. Pretenden cambiar los hábitos de consumo y reducir el impacto medioambiental derivado del transporte. A partir de ahora, en una serie de países, al devolver prendas de compras online de Zara, se recarga una tasa por devolución. En total, el coste es de 1,95 € y de descuenta del importe a devolver en caja. Es un intento de Zara por reducir las ventas desmesuradas en internet, que acaban devolviéndose, y, con ello, reducir su contaminación medioambiental que supone un doble viaje en vano.

En España, solo el año pasado, se devolvió el 30 % de todas las prendas compradas por internet. Más de 2,5 millones de devoluciones. El pago por devoluciones 'online' se ha implantado este sistema en una treintena de países. En España aún no se ha aplicado el recargo, aunque todo parece indicar que se introducirá próximamente. Además del intento por reducir la contaminación, también influye el encarecimiento del transporte en los últimos años. El grupo Inditex, abre así la vía a aplicar en otras de sus marcas esta política. Asimismo, otras conocidas compañías del sector textil, como Zalando, también han anunciado estar estudiando medidas similares.

Zara ha apostado desde sus inicios en internet por devoluciones gratuitas en compras 'online'. Era una forma de garantizar seguridad a los primeros consumidores en la red, a medida que la práctica se iba asentando. El comercio 'online' sufrió un vertiginoso crecimiento con el confinamiento y durante la posterior época de restricciones. Ha sido tal el crecimiento que ha llegado un punto en el que algunos de los consumidores compran compulsivamente desde casa, con la certeza de poder devolver todas las prendas que finalmente no les convenzan a coste cero.