Diego Calvo es el CEO de Concept Hotel Group, una cadena hotelera ibicenca que ha roto moldes.

0

Ni la pandemia ha podido frenar el crecimiento de la cadena ibicenca Concept Hotel Group. Desde 2013 ha abierto seis establecimientos, uno por año exceptuando este verano, y acaba de cerrar una joint venture con la hotelera de Marc Rahola Matutes, OD Group, para llevar a cabo su expansión durante los próximos años con hoteles urbanos a través de su marca Mítico y desembarcar en Mallorca. Forbes incluyó a Diego Calvo Hernández (Eivissa, 1980), CEO de Concept Hotel Group, en la lista de los cien empresarios españoles más creativos.

En 2020, además de abrir cuatro de sus seis hoteles inauguraron uno nuevo, el Romeo’s. ¿Por qué tomaron esta decisión en un momento tan difícil para el turismo?
Hubo tres factores que tuvieron mucho peso a la hora de tomar esta decisión. El primero fue el poder perder menos dinero y al final fue bien porque pudimos salvar cerca de un millón de euros. Es decir, si no hubiéramos abierto deberíamos un millón de euros más. El segundo punto fue dar trabajo a cuanta más gente mejor, que lo conseguimos abriendo los cuatro hoteles, además de a nuestros proveedores y colaboradores externos. Y el tercer punto fue mantener las marcas vivas. Nosotros estuvimos constantemente creando contenidos cuando otros hoteles lo más que hacían eran promo codes para reservar el año que viene. De hecho, el año pasado fue el que más activo estuvimos en prensa y nos ha hecho mejorar en cuanto a imagen, reputación y confianza. Además, también aprendimos mucho en cuanto a gestión.

La sensación de este año es que la temporada turística ha ido mejor de lo esperado. ¿Ha sido así para Concept Hotel Group?
Sí, ha ido bastante mejor de lo esperado. A principio de temporada yo habría firmado tener estos resultados. Hemos tenido un buen o muy buen julio, agosto y septiembre. No en los niveles de 2019 pero muy cerca. Muchos hablan de ocupaciones del 70% o del 75% pero en nuestro caso han sido del 85% y del 95 %. Hemos tenido unas ocupaciones altísimas. En julio, agosto y septiembre hemos tenido el 95% de ocupación y con precios medios bastante buenos. No hemos tenido que bajar mucho los precios en comparación con 2019.

¿Qué hoteles han funcionado mejor, los tres que tiene en Platja d’en Bossa o los tres de la bahía de Sant Antoni?
Han funcionado bastante parecido. El Cubanito, que está en Sant Antoni, se ha beneficiado de la apertura al lado del OKU Ibiza Hotel y cuando esté reformado el TRS creo que aún nos irá mejor. Nos ha ido muy bien la reconversión de la zona. El Paradiso está muy bien posicionado y cada año mejora ocupación y precio medio, mientras que Romeo’s, que abrimos más tarde, ha sido de los hoteles más mediáticos de Eivissa y ha funcionado. En muy poco tiempo se han hecho allí un montón de campañas de moda e incluso ha aparecido en el último videoclip de los Rolling Stones (la canción ‘Criss cross’). Todo eso junto ha hecho que el hotel sea muy demandado y tenga muy buena ocupación. Sí que es cierto que estamos desviando nuestro plan de negocio a la zona de la bahía de Sant Antoni, que consideramos que tiene más potencial que Platja d’en Bossa, que está muy consolidada. En la bahía estamos consiguiendo operar seis meses en lugar de cinco, y vamos a cerrar el Paradiso el 2 de noviembre y, para el año que viene, tenemos previsto abrir los hoteles de la bahía en abril, que hace muchos años que no ocurre. De hecho, el nuevo hotel que abriremos en 2023 estará en la bahía, será el proyecto más grande que habremos hecho, con 115 habitaciones, pero seguirá siendo muy conceptual y acorde con lo que venimos haciendo hasta ahora. Tenemos mucha esperanza con el nuevo auditorio de es Caló de s’Oli y con el paseo marítimo que se va a hacer a lo largo de la bahía.

Como colofón a esta temporada los tres hoteles de la bahía de Sant Antoni albergarán conciertos del festival Sonorama Ribera.
Soy un gran amigo del propietario de las Bodegas Neo en Aranda de Duero, que organiza el festival desde hace 20 años. Creo que es algo que necesitaba la isla. Va a ser entre el 30 de septiembre y el 4 de octubre, va a poder entrar público local y van a venir 35 bandas. Lo hemos decidido hacer en la bahía porque tenemos un recorrido de negocio que va a pasar allí. Estamos trabajando, junto con la gente de OD Group, en montar un distrito del arte no solo dentro de nuestros hoteles sino también en la calle con el apoyo que podamos tener de los ayuntamientos de Sant Antoni y Sant Josep y que la gente local forme parte de lo que hacemos.

Hay una especie de mantra en Eivissa que es el de que ‘todos los turistas son bienvenidos’. ¿Piensa lo mismo? ¿Que lo importante es que cuantos más turistas vengan a la isla, mejor?
No pienso así. La calidad del turista es muy importante, no vendemos Benidorm. Nosotros somos una isla que debemos proteger y aquí tiene que venir un turista que respete el entorno y que sus deseos de viaje no sean únicamente destrozar la isla. Sí que creo que el turismo nocturno es esencial. Últimamente hay muchas opiniones de que podemos estar sin discotecas porque hemos tenido ocupaciones altas sin ellas. Creo que podemos aguantar sin ellas uno o, como mucho, dos años pero al final nosotros vendemos baile y alegría. Está claro que tenemos una isla maravillosa, con unas calas preciosas, una gastronomía brutal y se pueden hacer muchísimas cosas pero el ocio nocturno tiene que formar parte de esta esencia.

¿Qué piensa de la promoción turística que hace el Consell y los ayuntamientos en las ferias a las que acuden? ¿Sirve para atraer a más turistas?
Esto los hoteleros ya lo hemos comentado con los políticos. La marca Ibiza es muy potente. La pondría en manos de profesionales, de una agencia de publicidad top, y que la rehiciera. Tenemos mucha fuerza como destino pero nuestro mensaje hacia fuera no es bonito. Hay un potencial brutal para hacer las cosas mejor.

¿Qué tipo de cliente busca Concept Hotel Group?
Buscamos un cliente cosmopolita interesado por el arte, la música, el diseño, la moda y el cine, que son nuestros cinco pilares. De ahí que todos nuestros productos hoteleros tengan un poco de cada. Nuestra marca urbana, Mítico, que tenemos pendiente de abrir en ciudad, une todo esto. Paradiso es más arte y Grand Paradiso va a ser más cine. Cada marca tiene un poco de alguno y ahora Mítico lo une todo. Una de las claves de nuestro éxito fue el ir a contracorriente y hacer algo diferente de lo que hacía el resto. Por eso conseguimos posicionar rápidamente las marcas. Con nuestra agenda cultural, en la que tenemos exposiciones, conciertos, cine al aire libre, un bingo… Contenido que no encuentras en otros hoteles y con el que también atraemos al público local.

Sus hoteles, seis en total, llaman la atención a primera vista por su estética art déco de South Beach de Miami. ¿Por qué en su día se decantaron por este estilo, que tan poco tiene que ver, a priori, con Eivissa?
Queríamos ofrecer algo fresco y colorista pero no como lo estaba haciendo el resto, con una estética más al uso, más mediterránea, pero al final todos los productos hoteleros eran muy similares. Yo creí que podíamos hacer algo colorista y divertido y marcar la diferencia. Y, por otro lado, también tiene que ver mucho nuestras pasiones. Yo soy un amante de toda esta estética de la que nos hemos nutrido a través de libros y películas y todo esto ha influido mucho en el producto.

¿Se fija en lo que hacen las demás hoteleras, su competencia?
A efectos de producto y marca no nos fijamos. Yo me he inspirado en una serie de hoteleros como Tony Pike del Pike’s, Ian Schrager del Studio 54; André Balazs de Standard Hotels, Alan Faena, Liz Lambert de Bunkhouse Group… Nos intentamos mantener muy activos en los servicios, la gastronomía o la tecnología. Pero en lo que es marca, que es lo que nos diferencia, no nos fijamos en nadie. Todavía hay mucho que hacer en el mundo hotelero. Creo que los hoteleros somos muy conservadores y tradicionales. Tenemos la gran suerte de tener a los clientes 24 horas. Otros negocios solo tienen la fase de producción y no pueden sorprenderlos con nada. Nosotros tenemos infinitas posibilidades de hacerlo y estamos incorporando muchos elementos rompedores en nuestros hoteles, como la Zero Suite en Paradiso donde puedes dormir gratis una noche y la gente te ve, hemos construido una capilla en Romeo’s, ahora vamos a convertir un Cadillac en un jacuzzi… Al final son cosas que se salen de la norma con un punto de rebeldía que a nuestro tipo de cliente le encanta porque lo está constantemente enseñando en redes.

En 2022 tienen previsto abrir otro nuevo hotel en la bahía de Sant Antoni, el Grand Paradiso. Explíquenos el concepto de este nuevo establecimiento.
Va a estar dedicado al arte audiovisual y cada una de las habitaciones va a llevar el nombre de un artista audiovisual como directores de cine o que hacen videoclips. Habrá un cine de 30 butacas en el que haremos ciclos de documentales, presentaciones de cortos o películas en versión original y que está inspirado en el cine Regio de Sant Antoni. Tendremos una galería en la que haremos exposiciones de artistas audiovisuales y en la zona de la piscina será una especie de dolce vita norteamericana donde pondremos el caduzzi, un Cadillac convertido en jacuzzi. Entre el Paradiso y el Grand Paradiso crearemos un espacio que lo llamaremos Venice Bay con un pequeño escenario para actuaciones, una pista de baloncesto súper colorista y un food truck. Será la zona de paso entre los dos hoteles. Turismo nos acaba de dar el visto bueno para empezar las obras el 15 de octubre y poder abrir el 30 de junio. La inversión será de 3,5 millones de euros y tendrá 41 habitaciones.

¿Continúan con la idea de abrir un nuevo hotel cada año en Eivissa o la pandemia ha hecho cambiar de planes?
Durante la pandemia tuve mucha relación con Marc Rahola, CEO de OD Group, nos llamábamos a diario varias veces para comentar la situación. Antes de la pandemia ya teníamos la intención de incorporar a alguien para llevar a cabo nuestro plan de negocio. Marc tiene su propio fondo de inversión dentro de OD Group y a través de él llevaremos a cabo las inversiones futuras. Y no solo seguir con el plan de abrir un hotel al año en Eivissa sino empezar en ciudad con nuestra marca urbana Mítico. Tenemos dos proyectos en negociación en Lisboa y Barcelona, y nos gustaría abrir uno en Madrid. También queremos abrir un hotel vacacional en Mallorca con una nueva marca, como los que tenemos aquí.