Declaración. Pere Rotger, junto a su abogado, ayer por la mañana a su llegada a los juzgados de Palma para declarar ante el juez - Reuters

El presidente del Parlament de Balears, Pere Rotger, aseguró ayer, tras prestar declaración en calidad de imputado ante el juez que investiga el caso Over Marketing, que confía en seguir presidiendo la Cámara legislativa balear mañana martes durante el debate del estado de la Comunidad. Con esta frase, Rotger dejaba entrever que no tiene previsto presentar su dimisión y que no espera que el Partido Popular tome una decisión respecto de su situación procesal, aunque ya se haya producido su comparecencia judicial y, tras ella, siga imputado.

Rotger añadió que su cargo "siempre ha estado a disposición del partido" pero matizó que era necesario "aguardar 24 o 48 horas" antes de pronunciarse sobre su situación.

"Debemos esperar… aún me zumban los oídos", dijo Rotger al salir, asegurando que se encontraba "tranquilo tanto a nivel judicial como de partido". Su abogado, el penalista Gaspar Oliver, explicó que de momento no ha solicitado que levante la imputación de su cliente "por no ser el momento procesal oportuno". Así las cosas, a día de hoy el presidente del Parlament continúa imputado, aunque no se ha planteado la adopción de medidas cautelares de ningún tipo en su contra.

La presunta participación de Pere Rotger en el caso Over Marketing (en el que se investiga si se pagó la campaña electoral del PP de 2003 a través de concursos públicos adjudicados a Over durante el mandato de Jaume Matas y también con dinero negro) está relacionada con su etapa de alcalde de Inca, durante la cual se pagaron 20.300 euros a Over. El pago se realizó a través de un concurso que los investigadores consideran fue amañado para favorecer a la citada agencia, simulando la participación de otras dos empresas en el mismo. Además, los investigadores creen que dicho contrato camufló un curso de portavocía para el hoy alcalde Rafel Torres.

Rotger afirmó ayer ante el juez que fue el exdirector insular de la Administración general del Estado en Menorca, Antoni Juaneda, quien le propuso llevar a cabo trabajos con Over, ofreciéndole los servicios de la agencia. Admitió que fue él quien, después de que su jefe de prensa le sugiriera realizar una encuesta sobre la calidad de vida de la ciudadanía en Inca, decidió contratar a Over. Añadió que, no obstante, instó a que se llamara a otra empresa para hacer "una comparativa" en relación al precio y que, a partir de ese momento se desentendió del tema.

En este punto, Rotger aseguró que, posteriormente fueron el hoy alcalde de Inca, Rafael Torres, y el jefe de prensa quienes controlaron toda la tramitación del expediente. Rotger reconoció que pueden haberse cometido "errores administrativos" pero que ninguna actuación se ha producido "de mala fe". Añadió que no hubo ningún trato de favor a Over.

El presidente del Parlament intentó minimizar su relación con Over Marketing, asegurando que para la agencia "el cliente" era el entonces teniente de alcalde Rafael Torres. Sin embargo, ante la insistencia del letrado de Torres, Fernando Mateas, Rotger acabó asumiendo que "tal vez" los dos eran considerados clientes por parte de Over.

No obstante, Rotger defendió en todo momento que el dinero que se pagó a Over fue correcto, de acuerdo con los precios de mercado, y negó que se hubiera hecho un curso de portavocía para quien sería el candidato a alcalde por el PP, Rafael Torres.

Reconoció que efectivamente Over había ofrecido al Ayuntamiento de Inca un plan de comunicación integral de 2008 a 2011, pero que se rechazó por parte del Consistorio.