La regidora de distrito Levante y presidenta de la comisión técnica para la convivencia en Son Gotleu, Antònia Fornari, ha afirmado este jueves que los conflictos ocurridos en los últimos días en este barrio se refieren «a un hecho aislado», ya «la situación de la zona es bastante mejor que en 2011».

Según Fornari, que ha acudido a Son Gotleu tras los recientes disturbios ocasionados por una pelea, ha insistido en que se trata de «una barriada muy tranquila desde hace años», informa el Ayuntamiento en una nota de prensa.

Por su parte, el regidor de Seguridad Ciudadana, Guillem Navarro, ha manifestado que «gracias a la presencia coordinada de dotaciones de la Policía Local y Nacional, la zona se encuentra bajo control y en situación de normalidad, dentro de las características de un barrio con presencia tan numerosa de gente con costumbres tan diferentes».

Fornari ha insistido en que para el Ayuntamiento de Palma, «Son Gotleu es una barriada prioritaria», por lo que «tanto a nivel de infraestructuras como de servicios se está haciendo un gran trabajo desde el primer momento, desde los primeros incidentes», según ha destacado.

Por este motivo, ha incidido, el consistorio dedica «más recursos sociales, educativos, de mantenimiento y limpieza que nunca, en una clara apuesta por la barriada».

El Ayuntamiento ha tomado medidas como la mejora de la limpieza del barrio por parte de Emaya, la reactivación de la oficina de denuncias de la Policía, y la presencia de tres policías de barrio específicos para la zona.

Fornari ha recordado que, como ya se ha informó, se han convocado las comisiones técnica y no permanente para la convivencia en Son Gotleu para septiembre.

En concreto, la comisión técnica, que trabaja desde 2011 y está integrada por todas las áreas del Ayuntamiento de forma coordinada con el fin de aprovechar los recursos disponibles «de forma eficiente», se reunirá el 4 de septiembre.

No obstante, ha reconocido la regidora «no es una situación que se solucione en poco tiempo, hace falta la constancia».

La comisión no permanente, en la que están integrados todos los grupos políticos con representación municipal, ha sido convocada para el 11 de septiembre con el fin de informar a la oposición de las actuaciones de prevención y mejora de la convivencia que se han llevado a cabo en el barrio.