La actividad económica en 2020 fue mínima en Balears, que es una de las comunidades, junto a Canarias, que mayor porcentaje de trabajadores ha tenido afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) desde el inicio de la pandemia.

1

Han pasado 20 meses desde la irrupción de la pandemia del coronavirus y a estas alturas ya se ha puesto más de manifiesto que sus efectos han sido devastadores para la economía ­–en su sentido más amplio­– de Baleares. Aunque a mediados de este año la reactivación se aceleró, a nadie se le escapa lo sucedido en 2020. Un dato que constata la magnitud de lo ocurrido es que 135.653 trabajadores de las Islas percibieron un salario inferior a los    475 euros mensuales durante el año pasado repartidos en 14 pagas.

Representan casi el 30 % de los asalariados del 2020. Su sueldo anual no superó la mitad del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que en el ejercicio anterior estaba fijado en 13.300 euros anuales, esto es, 950 euros mensuales en 14 pagas. Así se desprende de la estadística Mercado de trabajo y pensiones que la Agencia Tributaria publicó la semana pasada. Los trabajadores que cobraron menos de la mitad del SMI aumentaron un 55 % en comparación con el 2019, año en que, además, hubo un máximo de afiliados a la Seguridad Social. La irrupción de la pandemia en el inicio de la temporada turística provocó que muchos trabajadores no lograran firman ningún contrato y que muchos otros se vieran afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

Los datos de la Agencia Tributaria incluyen las prestaciones que recibieron los trabajadores en forma de ERTE, que se han convertido en una de las principales herramientas de protección social y del empleo. Sin embargo, al tratarse de una prestación de desempleo, el trabajador afectado cobra el 70 % de su base de cotización con un máximo de 1.153 euros si no tiene hijos. Esta cantidad es ligeramente superior en caso de tener hijos.  Balears llegó a tener a 150.000 trabajadores en ERTE en mayo del año pasado y ha sido una de las comunidades, junto con Canarias, que más porcentaje de asalariados ha tenido con el empleo suspendido. En 2020, casi la mitad de los trabajadores, un total de 229.873, no cobró más que el SMI. Esto es, un máximo de 950 euros al mes distribuidos en 14 pagas.