El pasaporte que acredite la vacunación o haber pasado un test diagnóstico será necesario para restaurantes, gimnasios y bares de copa

66

El Govern planteará el lunes la implantación del pasaporte covid en restaurantes, bares de copas y gimnasios con capacidad para más de cincuenta personas. La entrada en estos establecimientos seguirá las mismas normas que hasta ahora están vigentes para discotecas y para acceder a residencias de mayores. El modelo es prácticamente el mismo que ya ha aprobado Valencia, donde también se ha fijado el límite en cincuenta personas y que está a la espera de tener ratificación judicial. Es también muy similar a las medidas adoptadas por Navarra, donde su tribunal superior ha avalado la implantación del pasaporte para establecimientos con capacidad para más de sesenta personas.

La presidenta Francina Armengol confirmó este viernes que el Consell de Govern aprobará el lunes de la próxima semana el pasaporte covid, aunque sin dar detalles de su implantación. «El certificado funciona y es una medida de protección de la salud pública que incentiva la vacunación», sostuvo. También recordó que Balears exige el pasaporte  para entrar en discotecas y residencias de personas mayores y que el Govern ultima la ampliación de este requisito en más lugares y actividades. Por el momento se opta por esta versión supeditada al aforo y no generalizada en todos los establecimientos que ha provocado más problemas para su ratificación judicial y que fue rechazada para Galicia el pasado verano.

Ratificación

La puesta en marcha de la medida tendrá que ser ratificada en el plazo de tres días por el Tribunal Superior de Justicia previo informe de la Fiscalía de Balears. Hasta ahora, el TSJIB ha dado el visto bueno al pasaporte para el ocio nocturno y para las residencias. Sobre el primero, resolvió después de una sentencia del Tribunal Supremo que allanaba el camino a esta medida y que se basaba en la práctica imposibilidad de reapertura de este tipo de establecimientos salvo que se tomara la medida.

La exigencia de un certificado que demuestre la pauta completa de vacunación o que se ha superado un test que descarte la infección en un plazo de tres día, lleva en vigor para las residencias desde el verano pasado. En agosto el Govern sometió a ratificación del TSJIB esta medida junto al pasaporte para el acceso a grandes eventos deportivos y culturales. Esta segunda parte no prosperó y fue rechazada por el tribunal que entendía que, en ese momento, no era una medida proporcionada.

En aquella ocasión la composición de la Sala era diferente a la habitual y las tres magistradas que decidieron ya habían mostrado previamente sus reticencias a las limitaciones de derechos. Ahora, la próxima semana decidirá de nuevo la composición habitual de la Sala de lo Contencioso que ha sido más receptiva a las medidas.