Las mascarillas deben estar bien ajustadas.

2

La variante ómicron está disparando los contagios de COVID-19 y en los primeros nueve días de enero ya se han registrado más en las Islas que en todo el mes de diciembre. Ello hace necesario extremar las precauciones con la finalidad de evitar las infecciones. El experto en Salud Pública y Medicina Preventiva, Joan Carles March, ha manifestado que las mascarillas más segura son las FFP2 porque ajustan mejor, además de tener mayor eficiencia de filtración (95 por ciento) que las higiénicas.

En este sentido, ha manifestado que «si el ajuste no es correcto y hay oquedades entre la mascarilla y la cara, o bien tiene holgura y no sella bien, entrará y saldrá aire sin filtrar. Se sabe que un 2 por ciento de pérdida de superficie de filtración reduce la eficacia un 50 por ciento». March ha añadido que «las personas con COVID-19 al respirar, hablar, gritar, cantar, toser o estornudar liberan aerosoles respiratorios (partículas de fluido menores de 100 micras) con coronavirus que pueden ser inhalados a corta o a larga distancia y provocar contagios. Las mascarillas atrapan partículas con coronavirus entre sus fibras por diferentes mecanismos físicos: por difusión, intercepción, atracción electrostática».

No obstante, ha advertido que las mascarillas N95, KN95 o similares tienen una duración de 40 horas si no se mojan; a no ser que la situación sea de mucho riesgo como estar en un hospital. Además, se recomienda usar las mascarillas un día y dejarlas reposar entre cinco y siete. «De tal forma que si tienes siete mascarillas, usarías cada una de ellas una vez a la semana hasta alcanzar esas 40 horas de uso», ha especificado. Se deben guardar en una bolsa de papel o colgarlas en un lugar seco donde les pase el aire y se deben tirar si está sucia, rota, las gomas pierden forma, se rompen o se estrechan o si la mascarilla está húmeda. Junto al uso de las mascarillas FFP2 se aconseja una buena filtración (filtros HEPA) y ventilación (medidores CO2, ventilación cruzada, exteriores..).

Las mascarillas quirúrgicas presentan fugas

Por otra parte, March ha precisado que «las mascarillas quirúrgicas presentan fugas por las zonas laterales y superiores». No obstante, su ajuste se puede mejorar: se puede colocar una mascarilla higiénica encima, utilizar un fijador o doblar la mascarilla y anudar los hilos elásticos para eliminar las oquedades laterales. El experto en Salud Pública ha advertido que «no se recomiendan las mascarillas de tela de una capa ni mucho menos las de rejilla, aunque se vendan en el mercado, porque su eficacia de filtración es bajísima y no retienen aerosoles respiratorios. Una mascarilla de rejilla no detiene ni las gotas y aún menos los aerosoles respiratorios, ya que su malla en enorme (0,5mm) en comparación con el tamaño de los aerosoles (<0,1mm). Tampoco las pantallas faciales ni las mascarillas con válvula retienen los aerosoles respiratorios.