El 90 % de los casos que secuencia el laboratorio de Microbiología de Son Espases son de ómicron. | M. À. Cañellas

0

La variante ómicron ha sido detectada en el 85,3 % de las muestras de pacientes de covid-19 de Balears por el Servicio de Microbiología del Hospital Universitario Son Espases, durante la última semana del año 2021.

La incidencia de esta variante es distinta por islas, de manera que supone el 84,3 % de las pruebas analizadas correspondientes a Mallorca, alcanza un 94,2 % en el caso de Ibiza y es del 83,5 % en Menorca, según datos facilitados a Efe por la Conselleria de Salud.

Las cifras revelan el progresivo avance de esta variante en las islas. Según los datos del Ministerio de Sanidad, la variante ómicron del coronavirus fue detectada como probable en el 37,1 % de las muestras analizadas en la semana del 20 al 26 de diciembre en Baleares, cuando la anterior (del 13 al 19 de diciembre) suponía el 8,2 %.

La Conselleria de Salut ha notificado esta jornada 4.659 casos positivos de coronavirus, pero el jefe de Virología de Son Espases ha advertido que son muchos más, puesto que hay personas que están pasando esta enfermedad de forma asintomática y no son conscientes de ello. En términos similares se ha pronunciado el especialista en Salud Pública y Medicina Preventiva, Joan Carles March, que ha manifestado que «los contagios reales de COVID son el doble de los notificados». Hasta el momento se han notificado 160.759 casos positivos de coronavirus en las Islas.

Este número tan elevado de casos ha llevado al Gobierno a trabajar en una estrategia para comenzar a tratar la COVID-19 como una gripe; principalmente supondría ir dejando a un lado el recuento detallado de casos y calcular en su lugar cómo se expande la enfermedad, prestando una especial atención a las hospitalizaciones. La directora general de Salut Pública, Maria Antònia Font, ya adelantaba esta teoría en la entrevista concedida el pasado domingo a Ultima Hora, en la que aseguraba que «la COVID leve tendrá que gestionarse como cualquier resfriado».

El hecho de que la mayoría de los casos de ómicron sean leves hace que la mayor presión recaiga en Atención Primaria, que da cobertura a 46.923 personas en Baleares. Sin embargo, al haber muchos más contagios también se ha producido un incremento de la presión asistencial en los hospitales de las Islas. La situación es especialmente grave en la UCI, que se encuentra en riesgo alto: hay 76 enfermos con COVID y la ocupación es del 22,29 por ciento. En planta hay 311 pacientes.