Vista de Palma.

0

Los precios de la vivienda continúan su escalada, que en Baleares se vive con una particular virulencia. La vivienda de segunda mano se encareció un 2,7% en el segundo trimestre del año hasta situarse en los 3.459 euros el metro cuadrado, según el último informe de precios de Idealista. El mercado se está tensionando en el Archipiélago de manera especial, tal y como constatan desde el portal inmobiliario. Según su portavoz, Francisco Iñareta, «el reto al que se enfrenta el mercado inmobiliario en estos momentos es la falta de vivienda disponible». Así, advierte que la fuerte demanda experimentada en el último año ha drenado el mercado de segunda mano y los visados de obra nueva crecen muy lentamente por culpa de la burocracia administrativa, así como del encarecimiento de los materiales y la falta de mano de obra.

Por ello, se considera bastante probable que los precios se vayan relajando en la segunda parte del año, a rebufo de la merma de la capacidad adquisitiva de los compradores. De hecho, el volumen de compraventas se ha desacelerado después de un 2021 muy prolífico en ese sentido. La merma de la capacidad adquisitiva de los compradores y el encarecimiento de las hipotecas, señala Iñareta, están siendo los verdaderos factores clave de este frenazo. Palma es una de las ciudades españolas con subidas más destacadas alcanzando un 2,3 % de incremento en los precios de la vivienda de segunda mano.

Con todo, San Sebastián continúa siendo la ciudad más cara y la única que supera los 5.000 euros por metro cuadrado, situándose en los 5.082 euros. Palma se ubica en la cuarta posición del ránking –tras Barcelona y Madrid– con 3.292 euros el metro cuadrado.