Pedro Sánchez y Francina Armengol, en el Consolat, el verano pasado, en la reunión que mantuvieron tras el despacho del presidente con el Rey. Desde que es presidente, Sánchez se ha reunido todos los años con la presidenta de Balears. | Jaume Morey

19

El Congreso de los Diputados ha aplazado hasta en 28 ocasiones la tramitación de la parte fiscal del Régimen Especial de Baleares (REB)que recibió el visto bueno inicial en el Congreso con el rechazo del PSOE. La Cámara legislativa ha ido prorrogando de manera sucesiva el plazo de presentación de enmiendas al texto sin que se haya presentado ni una. Tanto el PP como Més denuncian el bloqueo sistemático de Podemos yPSOE a la tramitación de una norma que los socialistas de las Islas habían defendido a capa y espada. El texto llegó al Congreso hace más de un año y se trata de una norma casi igual a la que aprobó el Consejo de Ministros a dos meses de las elecciones autonómicas de 2019, es decir, hace casi 4 años, y que nunca se ha llegado a tramitar.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, encargado además de coordinar las relaciones del Gobierno con las Cortes, aseguraba este domingo en la entrevista publicada en Ultima Hora que el Gobierno es consciente de la importancia de este asunto en Balears y adelantaba que se estaba trabajando para encontrar «una fórmula» que concite consenso en el Parlamento y así poder avanzar.

«Queremos que se garantice que Balears tenga un régimen fiscal justo y, por esta razón, trabajaremos para lograr un acuerdo en su tramitación parlamentaria en el que todos estemos cómodos», aseguraba el ministro. Sin embargo, las negociaciones ni siquiera han comenzado. El texto que aprobó el Senado y que llegó al Congreso introduce dos matices con respecto a lo que aprobó el Consejo de Ministros presidido por Pedro Sánchez. El texto del Gobierno implicaba que el REBtendría fecha de caducidad en el año 2026 y el que aprobó el Senado mantiene que las ventajas fiscales son permanentes. La otra diferencia es que en el Senado se introdujo, además, una deducción fiscal por innovaciones tecnológicas que no figuraban en el texto inicial.

Críticas del PP

El PP denuncia que el Gobierno no tiene ninguna intención de tramitar este texto. «Parece evidente que el Ministerio de Sanidad no quiere aprobarlo», asegura el portavoz de los ‘populares’ en el Parlament, Antoni Costa. «Podemos también dijo que apoyaría la propuesta en el Congreso pero la realidad es que sigue bloqueada», añade.

El Govern no detalló si esta es una de las cuestiones que hoy abordará la presidenta del Govern, Francina Armengol en su reunión con Pedro Sánchez tras su despacho oficial con el Rey. El portavoz del Ejecutivo, Iago Negueruela, destacó que existe una «comunicación fluida»» entre los dos Ejecutivos como demuestra el récord de financiación que llegará el año que viene a las Islas o el desbloqueo en el proyecto de construcción de viviendas en Son Busquets.

El apunte

«PSOE y Podemos no lo quieren»

El senador autonómico Vicenç Vidal atribuye el retraso a que ni el PSOE ni Podemos quieren tramitar este texto que es casi idéntico al que en su día se pactó entre el Govern y el Gobierno. «El texto ya está pactado; no hay que buscar ninguna fórmula», asegura. El voto de Vidal fue clave para que el texto saliera adelante en el Senado y pasara a tramitarse al Congreso. «El Gobierno rechaza cualquier propuesta fiscal», denuncia.

Punto de vista
Josep Pons Fraga

¿Existe voluntad?

Josep Pons Fraga

El 22 de febrero de 2019, PSOE y Podemos, reunidos en el Consejo de Ministros bajo la presidencia de Pedro Sánchez, aprobaron el nuevo Régimen Especial de Balears. Transcurridos más de tres años, no se han concretado las medidas fiscales, que deben tramitarse como proyecto de ley. Y el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, nos dice que «se está trabajando para hallar una fórmula». Pero cuando en el Congreso de los Diputados los socialistas y los morados han aplazado en 28 ocasiones estas medidas fiscales evidencian su incomodidad y falta de voluntad política. La iniciativa conjunta que ayer presentaron en el Senado el PP y Més sobre el centro de control aéreo de Sont Sant abre el escenario a otra solución.

Las claves
  1. Las medidas tenían que entrar en vigor el 1 de enero de 2020

    El anteproyecto de régimen fiscal debía entrar en vigor el 1 de enero de 2020, pero el texto no ha llegado a recibir el visto bueno definitivo del Gobierno y sigue en un cajón de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. En paralelo, un texto casi igual es el que espera en el Congreso.   

  2. Rebajas en el IRPFy en el impuesto de sociedades

    La propuesta de régimen fiscal    establecía rebajas del Impuesto de Sociedades y del IRPF para empresas y autónomos, a través incentivos para la inversión de los beneficios empresariales en la Comunitat. También fijaba un régimen especial para empresas y autónomos industriales, agrarios, ganaderos y pesqueros.

  3. Rebajas de 270 millones al año a 47.000 beneficiarios

    El Govern estimó en su día que más de 47.000 empresas –siempre que obtengan beneficios en su actividad– y de 71.000 autónomos declarantes del IRPF por actividades económicas en las Balears se podrán acoger a los nuevos incentivos fiscales previstos en el nuevo REB, que sumaban unos 270 millones al año.