Dos agentes de la Policía Local de Palma en una imagen de archivo. | Ultima Hora

34

Varias patronales expresaron su temor por que la normativa se llegue a traducir en una cascada de multas para su sector. El conseller Juan José Yllanes insistió en que habrá vigilancia pero no «persecución» y que por ello apela a la buena voluntad de los comerciantes.

Por lo pronto los inspectores autonómicos son los únicos responsables de velar por el cumplimiento de la normativa; el que los distintos cuerpos de policía local ejerzan de refuerzo en esas tareas de control ha sido una posibilidad apuntada y que genera preocupación entre los comercios, pero que no ha sido tratada en profundidad todavía.

En cualquier caso, desde la Federación de Entidades Locales de las Islas Baleares (FELIB), su presidente Antoni Salas, ya descarta que la implicación de las diferentes policías municipales en estas labores pueda ser una buena decisión, puesto que «tenemos a toda la policía local sobrexplotada en verano y los agentes ya van al límite entre fiestas patronales y control del turismo».

Noticias relacionadas

El temor a que el Real Decreto de ahorro y eficiencia energética desemboque en una espiral de perjuicios económicos en forma de inversión en instalaciones o en posibles multas sobrevuela desde hace días entre los comerciantes, especialmente en la pequeña y mediana empresa, que ayer, en el primer día de aplicación de la nueva normativa, era todavía un mar de dudas y preocupaciones.

Con el fin de esclarecer esas dudas, el Govern lanzó un mensaje de tranquilidad en una reunión mantenida este miércoles por tarde por vía telemática con los representantes de todas las patronales del comercio en Balears, grandes y pequeñas. En el encuentro se les    trasladó que se les dará margen suficiente para poder adaptarse al decreto, el cual, es un texto «flexible» y «de sentido común».

En la reunión participaron el vicepresident y conseller de Transició Energètica, Juan Pedro Yllanes; el conseller de Model Econòmic, Iago Negueruela y el director general de Comerç, Miquel Piñol. Por parte de los comerciantes participaron representantes de Afedeco, Pimeco, PIMEM-Comerç, Anged y Apresco (grandes superficies), ASEDAS (supermercados), y Ascome.