Mirotic ha hecho 8 puntos saliendo desde el banquillo. | Javier Coll

3
  • ARENYS B. JOVENTUT 81
  • MT SANT LLUÍS 50

Parciales
23-9 primer cuarto.
43-28 segundo cuarto (descanso).
56-33 tercer cuarto.
81-50 último cuarto (final).

Mal pintan las cosas para el Menorca Talaiòtica Sant Lluís, que en esta jornada de liga ha caído derrotado de forma clara ante un rival directo como era el penúltimo de la clasificatoria Arenys Basquet Joventut. El viaje a tierras barcelonesas no ha resultado nada positivo pues además de una nueva derrota (séptima, por ninguna victoria), el equipo menorquín, pese al debut del canario Lolo Sánchez, volvió a ofrecer una imagen muy pobre y no dio nunca muestras de poder revertir la situación.

El partido ha resultado un monólogo catalán, de principio a fin, porque un parcial inicial demoledor insufló de ánimo a un Arenys muy necesitado y que a partir de ahí jugó con absoluta comodidad. El Sant Lluis no se ha dejado ir ni ha bajado los brazos, simplemente se ha mosttrado incapaz de acortar distancias y cuarto a cuarto las diferencias entre ambos equipos se fueron ampliando, incluso en el último acto con un Arenys gustándose y ofreciendo una buena alegría a una sufrida afición, que en esta ocasión sí disfrutó.

El partido ha comenzado de muy mala manera para el Sant Lluís, que ha entrado frío y se ha quedado congelado en pocos minutos.

En el segundo cuarto el panorama no ha merjado sino que ha ido a peor. La aportación del nuevo fichaje, Lolo Sánchez, ha sido escasa y las prestaciones del equipo tampoco mejoraron. La diferencia entre unos y otros ha alcanzado los 22 puntos y el choque amenazaba con convertirse en una dura lección (43-28, descanso).

A la vuelta de los vestuarios los locales rápidamente se han encargo de despertar a los que soñaban con un posible milagro y de hecho éste sería el cuarto más cerrado y táctico de todos.

El último cuarto ha sobrado para el Sant Lluís, puesto que el Arenys ha disfrutado como pocas veces este año. El entrenador local César Saura dio minutos a los menos habituales y sus pupilos se han gustado ante un equipo menorquín sin rumbo (81-50).