Grupo de padres que presentaron la moción de censura | Gemma Andreu

3

La moción de censura presentada el 4 de junio contra la junta directiva del club de Calós por un grupo de padres de jugadores, ha sido resuelta por parte de la entidad con una interpretación arbitraria de los estatutos, ya que «no pueden aceptarte para otra temporada. O te aceptan o te rechazan y si te aceptan es a todos los efectos», afirma Begoña Ogazón.

El pasado 3 de julio, cuando casi expiraba el plazo para dar una respuesta al grupo de padres encabezado por Ogazón, el Boscos envió por correo electrónico la resolución de su aceptación como socios a los aficionados que habían pagado su cuota por primera vez durante el mes de mayo, alegando que para la admisión de nuevos socios, según los estatutos, «la Junta directiva decidirá sobre la procedencia o denegación de la admisión».

A partir de este artículo, «dado lo avanzado de la temporada y la convulsa situación en la que nos encontramos, la Junta ha decidido posponer la inscripción al libro registro de socios al día uno de septiembre», sigue el email. Con esta decisión, y mandando a los socios que habían pagado su cuota para la temporada 18/19 a la que 19/20, el club cerraba de forma unilateral la posibilidad de convocar elecciones. El burofax recibido a principios de este mes por Ogazón lo confirmaba: «ocho de las nueve firmas registradas no están debidamente inscritas en el libro de registro de socios, por lo que las firmas válidas (...) resultan un porcentaje inferior al 15 por ciento de socios con derecho a voto».

Con esta respuesta, y animando a los padres a «subsanar las deficiencias y pueda solicitar nuevamente la moción de censura», el grupo de padres no se plantea permanecer en el Boscos. Actualmente, las opciones que están barajando sobre el futuro son dos: «tenemos en mente irnos a otro club o crear uno nuevo. Crear un club es una de las opciones sobre la mesa, pero no está nada hecho», confirma Ogazón. Este viernes puede que esa posibilidad se materialice después de la reunión que tienen para decidir qué camino toman.