El base de Alaior, Raül Timoner, intentando penetrar a canasta en el partido de la pasada jornada en casa frente al Albacete | B.M.

0

Partido extraño y de necesidades el que se disputará este domingo al mediodía en la pista central de L’Alqueria del Basket, en Valencia, entre los locales del Safir Fruits Alginet y el Hestia Menorca, en una nueva jornada de la LEB Plata. Se enfrentan los valencianos, que acumulan prácticamente un mes sin competir– con sus dos primeros partidos del 2022 aplazados–, ante los menorquines, que tras superar un brote de covid-19, trabajan a contrarreloj para recuperar su mejor tono táctico y sobre todo físico; el que le privó de completar la victoria en casa ante el Albacete. Los de Javi Zamora, con dos encuentros pendientes también ante Villarrobledo y el derbi con Sant Antoni Ibiza, quieren que sea hoy el punto de inflexión, el día de cambiar la dinámica y coger carrerilla en la clasificación.

Los menorquines tratarán de reencontrarse hoy con la victoria en tierras valencianas ante un rival muy necesitado pero con calidad y dirigido en pista por Migue Martínez, en gran momento y líder anotador (13p); la amenaza en el perímetro se llama, Adrián Gálvez, el triplista Sergio Romero y Jon Galarza, una garantía. También debuta el refuerzo de invierno, Alejandro Zurbriggen, procedente del Zamora Enamora del Grupo Oeste para reforzar el perímetro; un alero de 1,96m con buen tiro exterior y capacidad defensiva. Bajo los aros, cerca de la pintura, con nueve puntos de media por partido, la referencia clara es Javier Nicolau, un seguro anotador.

De lleno el Hestia en su arduo trabajo por recuperar su intensidad tras el parón, asegura Zamora que han ido a Valencia «con muchas ganas de competir ante un rival de un ritmo muy alto, pese a que no encuentren la anotación deseada. Es de los equipos con más ritmo y posesiones por partido de la liga», avisa el madrileño. «Un Alginet muy homogéneo, que juega mucho sin balón y un gran base, en un buen momento; dos tiradores fiables, Jon Galarza en gran momento y un juego interior dudo», analizaba. Mirando hacia casa ve clave Zamora «imponer nuestro ritmo e intentar ganar, tras 20 minutos de buen basket ante el Albacete y que al final de nos hizo largo», recordó el ‘coach’. Con el reto semanal de ir aprendiendo de los errores a ir creciendo– tratándose de un equipo joven–, Zamora cree que crecen «como grupo pero con Albacete nos faltó poner un poco más el foco en nuestra defensa.

Un Zamora que tendrá a toda la plantilla en principio menos al jugador interior ya sabido, Logan Schilder, aún en plena recuperación de su intervención quirúrgica; incluido Pitu Jiménez, que ante Albacete no estaba al cien por cien con un pequeño edema pero se han descartado nuevos problemas físicos.

Máxima expectación local

En tierras valencianas la motivación es doble este mediodía ya que por una parte reciben al que consideran uno de los ‘grandes’ de la LEB Plata y a parte, principalmente, porque es su estreno este año nuevo. Así lo expresan en sus redes sociales desde Alginet: «Nos visita uno de los mejores equipos de la LEB Plata, el Bàsquet Menorca. Nos devuelve la visita y para nuestros jugadores será un partido especial por el rival, y por no haber podido jugar los dos partidos últimos, por covid-19 en los equipos contrarios. Tenemos ganas de comenzar la segunda vuelta», avisan en tierras valencianas, conscientes de la trascendencia.