El Villacarlos estuvo a los pies del Espanyol. | Javier Coll

11
  • AT VILLACARLOS 0
  • RCD ESPANYOL 6

El desafío que suponía para el Atlético Villacarlos la visita del Espanyol se convirtió en una quimera desde los 15 segundos de juego cuando el conjunto de Luis Blanco abría el marcador con un tanto tan extraño como afortunado de Jofre. El gol echó por tierra la labor semanal a la hora de preparar el duelo y aunque la escuadra de Lluís Vidal perdonó dos ocasiones claras para firmar el empate, el once perico fue mucho más certero y sofocó el intento de rebelión de los amarillos tras lograr el 0-2. Cuesta arriba ya el marcador, el Atlético Villacarlos se volvió a ‘evadir’ del partido en la recta final del primer tiempo con graves consecuencias, recibiendo dos nuevos golpes.

En la segunda parte y con todo sentenciado, los menorquines sacaron el carácter y aunque no tuvieron lucidez ofensiva, minimizaron los daños ante un bloque muy vertical, que siempre quiso más y que volvió a encontrar las redes de Alejandro en el tramo final. El atisbo de recuperación ofrecido frente al Stadium Casablanca se diluyó ante un Espanyol sólido, talentoso y muy vertical. El mejor conjunto que ha pasado por Es Castell como reconoció el público al final.

El choque no podía arrancar peor. El cuadro visitante presionó arriba la salida de balón, rápida recuperación y pase de Max a Jofre que remató para que el balón entrara tras tocar en un defensa y sorprender a Alejandro, algo adelantado; sin apenas estar posicionados, primer bofetón que el once local asimiló con presteza y entereza. El grupo barcelonés, que apostó iniciar su juego desde Juanvi, sufrió la presión del Villacarlos que robó varios balones para llegar con claro peligro y por dos veces sobre el portal visitante con Marc Sintes como protagonista. El ariete tuvo en sus botas la igualada pero en ambas ocasiones, principal la primera al estar en posición centrada, no acertó en la definición rematando fuera. El Espanyol, con cuatro jugadores arriba y acumulando nuevos efectivos en cada ataque, volvió a encontrar el camino del gol con un centro de Kilian y el cabezazo de Roger sin oposición (0-2, 15’). Un mundo por delante y una empresa imposible viendo el peligro en cada aproximación espanyolista que controló la cita con autoridad mientras el once de Vidal, que buscaba las segundas jugadas o la estrategia para crecer, dispuso de una falta botada por Adri que Marc Sintes no cazó por poco. Fue la última sensación del Villacarlos que sufrió otra ‘desconexión’ que le costó muy cara antes de que Alejandro ya salvara con el cuerpo un tiro de Julian. Jofre rompió por banda y su pase de la muerte lo aprovechó Max; en el descuento, Alejandro cabeceó un córner. Dos nuevos tantos sin apenas réplica defensiva.

Tras el paso por vestuarios, la imagen del cuadro de Es Castell mejoró sin estridencias, batalló cada balón pero no pudo hacer daño -un cabezazo de Amengual- a un Espanyol que, pese a tener el partido resuelto, no bajó su intensidad, tuvo hambre y mordió hasta el pitido final. Como muestra, dos botones más, el tanto de Enric, aprovechando un resbalón de Albert, y golazo de Julian tras un pase de primeras de Julen en un ataque vertiginoso. Dura derrota ante un rival de otra dimensión y la Liga que comienza esta semana para el Villacarlos frente al Europa.