El preparador mahonés, Lluís Vidal, tiene muy claro a qué ha ido al CE Mercadal y el ‘míster’ blanquirrojo no se conforma con la permanencia en Tercera RFEF, quiere más este curso 22-23.

0

Al Club Esportiu Mercadal le espera un largo verano para su puesta a punto de cara a la próxima temporada 2022-23 en la Tercera División RFEF balear, un grupo que este año se condensa a tan solo 16 equipos, para un total por tanto de únicamente 30 partidos de competición doméstica. Esta tarde arranca el nuevo proyecto liderado desde el minuto 1 por el veterano preparador de Maó, Lluís Vidal, quien coge las riendas de la plantilla rojiblanca desde el kilómetro 0 y después de haberla salvado la pasada temporada de una cruda Tercera División en la que finalmente bajaron ocho equipos. Hoy es el día 1 de la pretemporada, con las miras puestas al 10 de septiembre, cuando el Mercadal debutará en el Municipal de Sant Martí, ante el Sóller.

Antes del estreno liguero ante los ‘sollerics’ y en la primera de las 30 finales que los chicos de Lluís Vidal disputarán el siguiente curso 2022-23, semanas intensas de trabajo físico y de campo, y, como siempre, no la pretemporada que habría querido Vidal pero sí con un encuentro– el de casa ante el RCD Mallorca B de la Segunda RFEF–, que calibrará las opciones reales y capacidad del nuevo Mercadal.

Y es que tras un año muy difícil y complicado, con el cese del mercadalenc Pere Vadell y Lluís Vidal asumiendo el puesto y la faena de salvar el barco como fuera, el ‘míster’ menorquín se ha salido con su primer gran objetivo en el mercado de verano, siempre adaptándose a las limitaciones del mercado insular y del presupuesto de la junta directiva que encabeza Toni Riudavets ‘Vila’: subir el nivel del grupo para no pasar tantos apuros como esta última campaña y además, desde el cuerpo técnico, con otros retos, como el de rejuvenecer la plantilla, que esta pasada temporada fue una de las más veterana de Tercera División. Así las cosas, jugadores de la talla de David Camps, Guiem Martí, Llonga o Miquel Capó han salido del Municipal de Sant Martí, para dar paso a los nuevos fichajes. El menorquinista Marc Urbina, último en llegar al Mercadal, junto al delantero navarro Satrústegui ‘Satrus’, el zaguero mallorquín, Kike Muñoz, los guardametas los metas Samu Llambías y Martín Adagio– de origen argentino–, junto a los también locales, Raúl Villalonga y Simón Vidal. Siete incorporaciones confirmadas de momentos y citadas esta noche en Es Mercadal, junto al grueso de renovaciones del curso pasado y un argentino que hará la pretemporada con el equipo, para luego Vidal decidir su fichaje o no.

En cualquier caso, «Es Diari» se sentó con el entrenador, Lluís Vidal, que demostró su felicidad por la plantilla estructurada y su máxima ambición para el curso entrante, sin querer ni oír hablar de la palabra permanencia y sí con un discurso estimulante, seguro de la capacidad del equipo que ha formado y emulando al espíritu del SD Gernika Club, de aquella brillante temporada 2014-15– con Vidal al frente– en la que un Mercadal brillante se clasificó para el play off de ascenso a Segunda División B. Ese es el camino, abunda el técnico, curtido en mil batallas y consciente que esta temporada será más dura y complicada que nunca, con poco margen de error con solo 16 equipos y además, todos muy reforzados y correctamente.

‘Míster’, ¿satisfecho con la plantilla que ha acabado formando en el Mercadal?

—La verdad es que sí, tengo lo que queríamos y la plantilla con la que pensaba, por lo que debemos estar todos satisfechos, sin duda.

¿Cómo ve o definiría a este nuevo Mercadal para la campaña 2022-23?

—Diría que en principio se trata de un equipo sólido, con mucha experiencia en varios de sus jugadores y que nos puede dar un poco lo que buscamos, este punto de veteranía y juventud que hemos ido a buscar.

De un principio se vio que usted buscaba rejuvenecer al equipo.

—Buscábamos este equilibrio tan bueno entre gente con oficio y conocedora del club y categoría con otros jóvenes. Y se buscaba calidad, además, claro.

¿Será muy diferente este Mercadal al de la temporada anterior?

—Evidentemente que sí, ya qué de entrada tenemos hasta ocho jugadores nuevos y, por tanto, la cosa ya cambia. Más que ser diferentes o no, lo que habrá que ver es si esta diferencia nos permite jugar y hacer algo diferente este año.

¿La idea es cambiar completamente la concepción de juego y equipo con que empezó el Mercadal la temporada?

—Indudablemente que sí, mi idea de fútbol es una y mi clara intención es volver a intentar ponerla en práctica una vez más y mirar de llevar al Mercadal lo más arriba que podamos este curso 2022-23

¿Tienen la plantilla cerrada o siempre abiertos a las opciones que dé el mercado?

—Aún nos quedan dos fichas vacías y un equipo nunca está cerrado. Toca ver cómo va esta pretemporada y marcará bastante lo que veamos hasta septiembre, a la hora de tomar decisiones.

No obstante, el grueso, la columna del equipo, ahí está...

—Claro, la plantilla que debe sacar las cosas adelante está prácticamente hecha y si todo va como preveo, será un equipo muy contundente y muy sólido.

Los fichajes son jóvenes, hay jugadores que deberán dar un paso adelante imagino en responsabilidades.

—Claro, sobre todo los veteranos en cuanto a años en el Mercadal, digo. La media de edad la hemos bajado muchísimo.

¿Jugará diferente no el Mercadal esta temporada con este nuevo tipo de jugador?

—Fichar jugadores jóvenes y además de calidad nos debe permitir este año jugar a un fútbol de más intensidad y de un ritmo mucho más alto, que es el que a mí me gusta. Así lo hemos intentado estructurar.

Imagino que desprenderse de jugadores como David Camps o Guiem Martí no debió ser nada fácil...

—Ni mucho menos, nunca son decisiones sencillas cuando debes renunciar a muy buenos jugadores pero la edad no perdona y yo quiero intentar hacer otras cosas, por lo que tomé unas determinaciones técnicas, en beneficio del equipo.

¿Entiende que no todo el mundo congeniase con estas sentidas marchas?

—Sin duda. Sin embargo, nunca nadie me habrá oído decir de mi boca que no sean grandes jugadores y grandes profesionales, todos los que no siguen en el Mercadal. Pero es el mundo del fútbol, que no se para y debes buscar siempre ir a más.

Además de un equipo compacto y coral, ¿buena parte del éxito dependerá de la aportación de ‘Satrus’?

—Toda la plantilla deberá marcar la pauta pero está claro que cuando llevas un jugador de estas características, tan joven y con tantos partidos en Segunda RFEF, debe ser una referencia, de entrada. Pero la referencia deberá ser todo el bloque y soy un entrenador que cree mucho más en el equipo que no en las individualidades.

¿El reto es llegar al 11-S ante el Sóller al cien por cien para la primera jornada?

—Es la intención pero sabemos que eso será prácticamente imposible porque ya sabemos cómo son las pretemporadas en Tercera División, que son más bien tirando a flojas en cuanto a nivel competitivo pero sí, debemos llegar a nuestro mejor nivel posible. Sin duda, el encuentro ante el Mallorca B en pretemporada nos dará un poco las pautas y se trata que estos tres primeros partidos de liga nos sirvan como fin de la competición de pretemporada.

Cada año en la Isla lamentamos falta de pretemporadas dignas para afrontar retos.

—Es lo que hay y no se cambiará. Nos adaptamos a lo que hay y con ello trabajamos. No hay que dramatizarlo tampoco.

El objetivo inicial, ¿es la permanencia para usted?

—No, para mí no. Mi reto personal es intentar dejar al Mercadal lo más arriba posible, sabiendo que es una categoría muy dura con 16 equipos, lo que la hace más complicada aún que antaño. Pero por el nivel del grupo y del equipo creo que debemos luchar por cotas bastante altas, siempre y cuando el jugador responda a la exigencia que se marque.

¿Hablar de volver a los play off es soñar despiertos?

—¿Por qué? No lo sueño, estoy convencido y no tengo ninguna duda de que lucharemos por estar ahí, entre los seis primeros. Con esta idea salimos ya de un principio y muy convencido.