0

El primer set del partido entre Rafa Nadal y Mannarino durante los octavos de final de Open de Australia fue una auténtica batalla. Los dos tenistas blindaron sus respectivos servicios y tuvieron que llegar hasta los 16 puntos del español en el tie break para dar por finiquitado el primer acto.

El punto definitivo de Rafa Nadal en el tie break del primer set fue de esos que hacen que cualquiera de un salto del sofá, sin importar el cambio horario. Fue Nadal en su máxima expresión. Su celebración tras la espectacular acción estuvo más que justificada, sobre todo después de que a manga se extendiese una hora y 21 minutos en el tiempo.

"El tie break ha sido de los más locos de mi carrera y me dio la mitad del partido", confesó el español tras el encuentro. "Mannarino ha jugado muy bien en el primer set. Su bola era muy difícil de controlar y me abría la pista. Cuando un jugador gana a Karatsev y a Hurkacz sabía que estaba haciendo las cosas bien. Tiene la habilidad de hacerte sentir incómodo. Es una victoria que tiene mucho valor. He sido capaz de resistir los momentos complicados".

Nadal se verá ahora las caras con el canadiense Shapovalov en la ronda de cuartos de final del Open de Australia, buscando un puesto entre los cuatro mejores del campeonato. "Es uno de los jugadores con más potencial del circuito. La primera vez que jugamos yo dije que iba a ser ganador de varios títulos de Grand Slam y lo sigo pensando. Tiene un montón de cosas increíbles. Si juega bien es difícil de parar. En cuartos no se puede esperar un rival fácil y tendré que jugar a mi máximo nivel. No esperaba estar donde estoy hace unos semanas".