María J. Camps (2), Héctor Pons (1) y Carlos Montes (3). Foto: GEMMA ANDREU

23

El PSOE de Maó propone para el próximo mandato que el impulso de grandes proyectos vaya acompañado de una mayor atención a las cuestiones «del día a día», al mantenimiento de lo existente y la política de microciudad «porque hay margen de mejora». El número uno de la candidatura, Héctor Pons, explicó ayer en el arranque oficial de la precampaña de la agrupación que el programa está aún en ciernes, pero que se estructurá en seis ejes.

El primero es la atención social, para atender situaciones de emergencia, paliar desigualdades y afrontar el envejecimiento de la población. El segundo es la vivienda, con el objetivo de influir en el mercado inmobiliario con el impulso de la vivienda social. Otro es la ocupación, con los propios servicios sociales, la transición energética y la náutica como focos potenciales de creación de empleo, y poniendo el acento en el retorno de los menorquines que trabajan fuera.

En modelo de ciudad, Héctor Pons aludió a las grandes inversiones en marcha y en el quinto apuntó al mantenimiento y recuperación de ya existentes como el geriátrico municipal («necesita una actualización»), Es Freginal («un lavado de cara») o la remodelación de la plaza Explanada. El PSOE incluye en este apartado una movilidad más adaptada y menos motorizada.

Energía («facilitar la transformación de la central para mejorar la salud de los ciudadanos»), agua («es necesaria una segunda desnitrificadora») y residuos («hay que mejorar el servicio de recogida en el nuevo contrato») son el quinto eje, mientras que la eficiencia de la administración pública cierra la lista.

Preguntado sobre turismo y regulación del alquiler vacacional, Héctor Pons explicó que considera óptimo para la ciudad el alquiler en unifamiliares aisladas, pero se inclina en principio por una regulación municipal más restrictiva que el PTI en función de zonas y tipologías.