Jaume Bonet, en la entrada del IES Cap de Llevant. | Javier Coll

20

El archivo de los expedientes a los tres directores de los institutos de Maó marca un punto de inflexión en el caso, pero dista mucho de haberlo cerrado. El asunto pasará ahora de su larga travesía por la Conselleria de Educación a los juzgados. Jaume Bonet, del IES Cap de Llevant, asegura que con ello busca ser resarcido por el calvario que ha pasado, por aquellas noches sin dormir en el verano de 2013.

¿Cuando votan contra el proyecto TIL enmendado en los consejos escolares imaginan que pueda pasar todo esto?
- En ningún momento, ni mucho menos. De la Conselleria esperas que te clarifique las cosas, no que te expediente. Recibimos unas instrucciones que iban más allá del decreto. No soy jurista, pero por experiencia conozco la educación y entiendo la normativa. Les preguntas, no te contestan y comienza la inseguridad.

Es decir, su voto contrario no fue una rabieta, en caliente, sino en base a un análisis de la normativa y a la falta de información.
- Exacto. No estábamos de acuerdo con aquello que se nos pedía, pero intentamos aplicarlo, aunque con mucha inseguridad. Sé lo que es abrir un expediente disciplinario, antes siempre hay uno informativo. ¡Y nos abren uno disciplinario en menos de 24 horas!

[Lea la entrevista completa en la edición impresa]