La asamblea local del PSOE se reunió en la noche este lunes | Javier Coll

34

La asamblea local del PSOE de Maó decidió ayer lunes que sin duda «promoveremos un gobierno progresista», premisa que no tiene líneas rojas a la hora de establecer quién ostentará la alcaldía y el resto de cargos. Es más, el PSOE no descarta propiciar un alcalde de izquierdas y al mismo tiempo quedar fuera del gobierno municipal «que, más allá de los vínculos de origen que tenga con los partidos y agrupaciones políticas que le den apoyo, sea el gobierno de todos», según el comunicado emitido por la asamblea local.

Eso sí, la prioridad en todo momento, la auténtica línea roja, es que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Maó sea progresista. Ni hablar de que siga el PP.

En el PSOE se refieren a la necesidad de establecer «un gobierno fuerte y solidario», pero sin cheques en blanco, sin entrar en el gobierno a cualquier precio. Cabe recordar que desde Ara Maó se mostraron el sábado proclives a ostentar la alcaldía los cuatro años. Como valor, su experiencia: «El PSOE ha liderado durante muchos años la transformación de Maó en una ciudad moderna». En este contexto, «ofrecemos un diálogo franco, leal y transparente».

Reconoce el PSOE que los resultados de las elecciones no fueron los esperados, algo de lo que solo se hace responsable al propio PSOE. Por ello, se ponen en marcha «todos los mecanismos necesarios de renovación interna» para llevar a cabo «los imprescindibles relevos de forma serena pero decidida»