Salord, Pax, Borràs, Triay y Cabrisas conversan este jueves en los pasillos del Consell | Javier Coll

12

Los médicos de urgencias del Hospital Mateu Orfila tienen previsto reunirse este viernes con el gerente del Área de Salud de Menorca, Antoni Gómez Arbona, para intentar acercar posturas acerca de la remodelación del servicio y la reducción de dos profesionales del mismo. El encuentro se producirá después de las conversaciones que galenos y gerente han mantenido esta semana, por separado, con la presidenta del Consell, Maite Salord, quien ayer recibió a tres de los nueve médicos que protestan por los cambios, Claudio Triay, Bernardo Pax y Josep Borràs, en su despacho de la sede del Consell.

El gobierno insular insistió, a través de un comunicado, en que no tiene competencias directas en materia sanitaria pero así y todo expresó su voluntad de que las partes dialoguen por el objetivo común de dar una buena atención a los menorquines.

La mediación de la presidenta Maite Salord ayudó a desbloquear esa falta de comunicación entre la gerencia y los médicos de urgencias. Al término de la reunión en el Consell, a la que también asistió la consellera de Bienestar Social y Familia, Mari Cabrisas, el representante del Sindicado de Médicos (Simebal), Claudio Triay, mostró su confianza en que «se restablezcan las vías de comunicación» con la dirección del hospital y agradeció «el gesto» de la presidenta. A su salida los médicos se mostraron «moderadamente satisfechos» al haber podido exponer su postura e insistieron en que no se puede basar la reorganización en «números fríos» que no tienen en cuenta la complejidad de algunos de los casos que llegan a las urgencias. Los facultativos están dispuestos a dar más prestaciones a cambio de que la gerencia no prescinda de dos médicos, miembros actualmente del equipo de urgencias.