La reunión entre Podemos, Més y EU (sin el PSOE) tuvo lugar este jueves en la sede del partido morado de Maó | Javier Coll

7

Habrá lista unitaria de izquierdas para el Senado. La duda es si en ella se integrará o no el PSOE. Y no será por los socialistas menorquines que avalan la candidatura, sino por la dirección nacional que este viernes puede vetar el pacto con Podemos, como ha anunciado que hará con el acuerdo de Valencia.

Los socialistas menorquines han remitido a Madrid la candidatura con la que confían presentarse con Podemos, Més y EU en Menorca. La Comisión Federal de Listas del PSOE tendrá que decidir si la acepta o no. Desde Menorca esperan que se dé el visto bueno, aunque son conscientes que está difícil, teniendo en cuenta el revuelo que se ha montado en Valencia. No obstante, el PSIB con Armengol al frente y el PSOE de Menorca de Vicenç Tur se han puesto en contacto con la dirección nacional para convencerles de que autorice la lista.

Tur lamenta que Podemos haya  «enredado» tanto tiempo, con su veto al PSOE, ya que entiende que «si hace cinco días» hubiera dicho que sí, habría tenido tiempo de explicar las razones del pacto a la dirección y tener más posibilidades, que las actuales, para que este fructificara. El secretario general del PSOE Menorca confirmó que si Ferraz tumba la candidatura unitaria, los socialistas presentarán lista propia.

Sea con el PSOE o sin él, la lista de izquierdas ya está lista e incluso los otros tres partidos ya han consensuado el documento base del acuerdo. Solo se está a la espera de que se registre la coalición (y si se incluye el PSOE o no) ante la Junta electoral durante el día de hoy, que es cuando acaba el plazo, y que se dé a conocer el cabeza de cartel y el suplente, que ya están escogidos. 

El candidato será una persona «independiente» y que «genere consenso». De momento no se ha confirmado quien encabezará la lista, pero sobre la mesa está el nombre de la periodista y gerente del Fons Menorquí de Cooperació, Marga Benejam, que ya tenía que ser la candidata de la frustrada coalición entre Més, Podemos y EU en las pasadas elecciones de diciembre.

Tras días de tira y afloja, este jueves por la tarde empezaron las negociaciones, después de que Podemos levantara el veto al PSOE y aceptara incluirlo en la coalición. Lo hizo tras la consulta exprés realizada el miércoles por la tarde a sus bases, en la que el 66 por ciento de los militantes apostó por dejar de lado el «no rotundo» que la formación morada le dijo a los socialistas el pasado lunes.  

Lea la noticia completa en la edición impresa del 13 de mayo en Kiosko y Más