Los café concierto Assúkar y Zouck se encuentran en la calle de Borja Moll, en Maó | Javier Coll

15

Los propietarios del Assúkar y el Zouck, las dos salas de ocio nocturnode la calle Borja Moll de Maó, se posicionan contra la nueva ordenanza que regula los horarios de los bares y discotecas. Obligará a cerrar una hora antes en verano y dos en invierno excepto si los locales están en la zona del puerto, algo que consideran que les discrimina. Temen que la reducción de sus horarios y no los de otras zonas disuada a la clientela de acudir a sus locales y les arruine el negocio.

Los dos afectados piden que la hora de cierre sea a las cinco durante todo el año. «La gente sale de fiesta a partir de la una y así ni va a venir», comenta Jon Riveros, propietario de Assúkar. Cerrar a las cuatro en temporada baja «nos afecta mucho, porque nos deja solo dos horas de margen para trabajar», argumentan.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 19 de febrero en Kiosko y Más