Los clientes ya pueblan las terrazas de los bares de Ciutadella en el arranque del verano | Josep Bagur

8

Es Migjorn y Es Mercadal son los dos municipios de Menorca con mayor tasa de bares por cada mil habitantes, siendo las dos únicas localidades que superan el umbral de cinco establecimientos por millar de residentes. De hecho, prácticamente doblan la media del territorio nacional, que se sitúa en 2,8 locales.

El hecho de que sean dos de los focos turísticos de la Isla es un claro factor a su favor. Tampoco se puede olvidar el «escaso» número de pobladores oficiales, sobre todo en el caso específico de Es Migjorn Gran.

Los datos proceden de una reciente iniciativa bautizada como «Benditos Bares» y coordinada por Coca-Cola para poner en valor el aspecto social de estos negocios. Aunque el proyecto tiene un claro valor comercial y publicitario, lo cierto es que está realizado siguiendo cifras oficiales de la Federación Española de Hostelería (FEHR) y el padrón de habitantes del Instituto Nacional de Estadística (INE). Así, permite radiografiar la situación de un sector clave en la economía menorquina.

Ciutadella -con 28.641 pobladores al cierre del año pasado- cuentan con una media de 2,89 bares por cada 1.000 habitantes. El dato de Ferreries (4.617 moradores) es de 2,38 y el de Alaior (8.954 vecinos) es de 3,57.

Maó, con 28.099 personas, cuenta con 3,31 bares por cada 1.000 residentes, Es Castell (7.455) tiene una media 3,35 establecimientos de este tipo y Sant Lluís (7.313) acoge 1,64 bares por cada millar de pobladores. Destaca, de hecho, el último registro, ya que Sant Lluís es el municipio menorquín con el ratio más bajo a pesar de ser otro foco turístico. El dato, quizás, se explica con el hecho de que su turismo es de uso más residencial que el de otros lugares.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 19 de junio en Kiosko y Más