Imagen del interior donde se ve la cubierta del techo desplomada y algunos electrodomésticos | B.B.

2

El incendio de la planta de Tratamiento Integral de Voluminosos (TIV) un día antes de formalizarse el compromiso económico del Govern con la compra de las instalaciones por parte del Consorci de Residus empieza a deshilar algunas incógnitas. El director general de Educación Ambiental, Sebastià Sansó, participó ayer en la junta extraordinaria del Consorci, convocada inicialmente para abrir el expediente de la compra.

El nuevo panorama obliga ahora, según detalló Sansó en la reunión, a que la partida reservada se vaya a dedicar a otras prioridades para este año, teniendo en cuenta que tiene que ejecutarse este ejercicio, no se puede congelar. No obstante, el Govern mantiene su compromiso político de colaborar en la compra si así se acaba decidiendo en un futuro al apoyar el proyecto y la misión social y ambiental del mismo. Habrá que volver a sentarse y negociar. El Consell mantendrá informado al Ejecutivo autonómico de los pasos que se dén y sobre cómo se desencalla la situación, tal como informa el presidente del Consorci, Javier Ares.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 22 de junio en Kiosko y Más