Una rana azul y unas letras negras cubren parte de las paredes cercanas a la laguna | Bep Salord Marquès

17

Dos grafitis cubren parte de las rocas que rodean el estanque temporal de la Bassa Verda de Algaiarens (Ciutadella). Un excursionista localizó las pintadas hace dos días, cuando visitó la zona, muy frecuentada por su alto valor paisajístico y natural.

El Ayuntamiento de Ciutadella ya tiene constancia del acto vandálico y dará parte al departamento de Medio Ambiente del Consell. Por ahora pide colaboración ciudadana en las redes sociales para encontrar al autor de las pintadas aunque debido a que el monte de La Vall es de propiedad privada ni el gobierno municipal ni el insular tienen la obligación de limpiarlas.

La rana azul y las letras en negro que cubren la roca causan un impacto estético claro en el entorno de la laguna. Se encuentran muy cerca de la balsa de agua, cuyo nombre hace referencia al 'verde' precisamente por la nitidez del agua, que refleja la vegetación de alrededor. Los actos incívicos no van más allá en la zona, que por lo demás está limpia, aunque son una muestra del poco respeto de algunos ciudadanos hacia los espacios de interés natural o patrimonial. Uno de los casos donde esto se hace más evidente es la Cova des Coloms, según la Unió Excursionista Menorquina (UEM). El jefe de la sección espeleológica de la asociación, Josep Márquez, asegura que la emblemática cueva del Barranc de Binigaus es la «máxima representación» de este problema en una gruta, con pintadas fechadas en 1981. Otras, como la Cova Morada o la Cova Polida de Fornells, de más difícil acceso, tampoco se libran de visitantes que dejan marcas en las paredes o basura pasando por alto su valor geológico.

Los grafitis son «muy difíciles de eliminar» lamenta Márquez, quien recuerda que existen otras formas más limpias para dejar constancia de haber accedido a una cueva. En la era digital el «fulanito ha estado aquí» puede sustituirse colgando una foto en Instagram sin dañar ningún monumento, ya sea natural o cultural.