Noemí Camps, Susana Mora y Joana Gomila, junto al Castell de Sant Nicolau, donde también se realizarán obras de reforma | J. G. V.

13

El Ayuntamiento de Ciutadella ejecutará entre este año y el próximo una decena de inversiones para mejorar las infraestructuras turísticas y las urbanizaciones del término municipal. La inversión ascenderá a 1,26 millones de euros, y los aportará íntegramente el Consell, a través de los fondos recaudados con la regularización de 321 plazas hoteleras de 23 establecimientos de Ciutadella.

Una de las mayores inversiones será para Cala Blanca, donde irán a parar 266.000 euros. Parte de este dinero servirá para acabar con los episodios que suceden de forma periódica en verano que dejan el agua de la playa con un tono verdoso. Se produce debido a los afloramientos de fitoplancton y a la presencia de nitratos en el agua, que junto a las temperaturas elevadas y una poca renovación deja el agua de color verde. La solución es la misma que la de Cala en Porter, instalar un sistema de circulación de agua a la playa, mediante bombeo que recoja agua de la zona exterior de la cala (que estará más fría) y la leve hasta la zona más interior (que está más caliente), con el objetivo de reducir la temperatura y mitigar o minimizar los afloramientos de fitoplancton.

Además en Cala Blanca se cambiará la iluminación (por bombillas LED) de cerca de 200 farolas de diversas calles de la urbanización, y se mejorará el acceso a la playa, eliminando por completo las barreras arquitectónicas.

Otro proyecto destacado es la reforma y adecuación del Castell de Sant Nicolau para abrirlo al público. Este proyecto ya se presentó en la convocatoria de las inversiones de la ecotasa pero fue desestimado. El coste de la reforma del castillo de finales del siglo XVII se estima en unos 75.000 euros. La última reforma se hizo hace 25 años y ya lleva 10 años cerrado.

Los proyectos se empezarán a redactar a partir de este verano. Y la idea del Ayuntamiento es que los que estén más avanzados como la reforma del Castell de Sant Nicolau, la ruta por el litoral o la adecuación de la bajada de la playa de Cala en Blanes puedan estar listas el próximo verano.