Imagen de archivo de la presencia de bañistas en la playa de Son Bou en plena temporada alta

6

Después de tres años consecutivos batiendo récords, Menorca vivió el verano pasado una ligera reducción de la presión humana (el número de personas ?entre residentes y turistas? que coinciden sobre el territorio). El descenso de la llegada de pasajeros en temporada alta se refleja en los resultados hechos públicos este miércoles por el Institut d?Estadística de Balears (Ibestat), que en el global de julio y agosto, los meses turísticos por excelencia, muestra una caída de algo más del dos por ciento en el número medio de personas que coincidieron sobre la Isla, unas 4.200 personas diarias menos que en el mismo periodo del año anterior.

Esa reducción de la presión humana ?que rompe la tendencia al alza que con alguna excepción se ha mantenido en la última década? se extiende a los meses de mayo, junio y septiembre, aunque en menor medida. En el total de esos tres meses la caída de la presencia humana es del 0,3 por ciento, apenas medio millar de personas menos que en el mismo periodo del año anterior.

También abril, un mes que los gestores turísticos tienen cada vez más en cuenta, se registró el año pasado un descenso significativo, del 2,7 por ciento, (casi 3.000 personas al día menos) del número de personas sobre el territorio. La gran excepción de los meses de la temporada oficial fue octubre, cuando el índice de presión humana se incrementó considerablemente, un 1,4 por ciento, en torno a una media de 1.000 personas más cada día, una muestra fidedigna de la remontada que protagonizó el tráfico aéreo en el último mes de la temporada turística.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 04 de abril en Kiosko y Más