Acceso a la finca de Son Cartet, donde está previsto que se ubique el nuevo parque fotovoltaico. | Gemma Andreu

13

Endesa está decida a entrar con fuerza en el sector de las renovables en Menorca y ya ha empezado a concretar algunas operaciones. Según ha podido saber este diario, la compañía eléctrica ha adquirido el proyecto de parque solar de Son Cartet, ubicado en la finca homónima de Alaior, que después de empezarse a tramitar hace más de una década, quedó paralizado por la llegada de la crisis y por el frenazo que vivieron las ayudas públicas a las renovables. El objetivo de la multinacional del grupo italiano Enel, poner en marcha su primera planta fotovoltaica en la Isla.

El futuro parque de Son Cartet es uno de los cinco que estaban en el congelador de la Dirección de Energía del Govern, aunque la fianza no ha sido retirada, por lo que continúa vigente. Inicialmente promovido por Baikal Enterprise SL, empresa radicada en Alaior, el proyecto tiene los trámites administrativos muy avanzados. Se prevé que ocupe una extensión de unas cinco hectáreas y que tenga una potencia de 1,9 megavatios (Son Salomó tiene en estos momentos 3 MW). Si Endesa no introduce modificaciones –lo que la obligaría a volver a iniciar la tramitación– podrá retomarlo donde se quedó.

Desde la compañía confirman su «apuesta decidida por la descarbonización», aunque aseguran que en estos momentos no pueden hacer público su plan de desarrollo previsto en Menorca. Según fuentes solventes, no tiene intención de pararse en la adquisición de Son Cartet, sino que pretende adquirir otros proyectos para ganar cada vez más peso en el sector renovable, ahora que ve como en un horizonte de siete u ocho años, con la entrada en funcionamiento del segundo cable eléctrico con Mallorca, la central térmica verá muy reducido su peso en la generación eléctrica y pasará a ser una instalación de emergencia.

Como informó este diario en el mes de enero, Endesa ya trató sin éxito de hacerse con el parque de Son Salomó (y con la ampliación en ciernes) por una cifra que no trascendió pero que no convenció a sus actuales promotores. Lo que está claro es que la compañía eléctrica está tratando de hacerse con una buena parte del pastel de las renovables en Menorca cuando previsiblemente el sector tiene por delante años de gran crecimiento.

Los cinco nuevos parques solares que quedaron en suspenso hace una década –incluido Son Cartet– suman una potencia superior a los 8 MW. Todos ellos tienen autorización administrativa y por lo tanto ya no tienen que hacer ningún trámite más, al menos frente a la Dirección General de Energía del Govern.