El sentido único del tráfico entre Reynés y Corea se invierte y la dirección será desde Poniente hacia Levante. | Gemma Andreu

55

El Ayuntamiento de Maó y los comerciantes del puerto han cerrado un acuerdo para este verano, que resuelve el enfrentamiento y pospone el plan de reordenación del tráfico hasta el mes de octubre. Este pacto se presentará públicamente esta tarde, con la firma entre el alcalde y representantes de los comercios de los tres tramos en que se divide el puerto.

El Ayuntamiento ha aceptado que este verano, ante las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus, no es el mejor momento para llevar a cabo su plan de ordenación. Por eso acepta que desde la Colàrsega hasta la cuesta Reynés sea de doble sentido y que solo se mantenga el sentido único entre este punto y la cuesta Corea, pero en sentido inverso al actual, es decir que los vehículos podrán entrar por la Colàrsega y salir por la cuesta de Cala Figuera. El cambio y la dirección única de descenso de Cuesta Corea se mantiene.

El cambio se aplica esta semana

La gestión del acuerdo se ha desarrollado durante el fin de semana entre algunos representantes de los comercios del puerto y el alcalde, Héctor Pons. Se cerró ayer por la tarde en un documento, consensuado por las dos partes.

El compromiso del Ayuntamiento es que se recuperará el doble sentido de circulación en muy pocos días, y que esta misma semana estará de nuevo operativo. Los comerciantes de forma mayoritaria han mantenido una posición muy crítica sobre la actuación del equipo de gobierno municipal al ejecutar una serie de cambios sin el consenso con los empresarios.

El plan municipal ha significado la colocación de elementos físicos como las «tortugas» para reservar la zona peatonal, y el pintado de los distintos carriles