La Policía Local de Maó ha puesto 99 denucias por mascarilla | Josep Bagur Gomila

4

Las policías locales de los ocho municipios de Menorca han impuesto un total de 213 sanciones por no llevar puesta la mascarilla a otras tantas personas desde que entrara en vigor la modificación del decreto de la nueva normalidad. Solo los agentes de la localidad de Es Migjorn Gran no han sancionado a ninguno de sus vecinos o turistas alojados en la urbanización de Sant Tomàs.

Fue el pasado 13 de julio cuando el Govern balear que preside Francina Armengol aprobó la instrucción que modificaba el decreto de la nueva normalidad por el que pasaba a ser obligatorio el uso de mascarillas en todos los espacios públicos y de acceso público de Balears, sin que en ellos se pudiera respetar la distancia de seguridad sanitaria, excepto en playas, piscinas, cuando se esté consumiendo comida o bebida o se practique deporte. La norma era extensiva para todos los ciudadanos mayores de seis años, aunque a partir de hoy pasa a ser más restrictiva y ya es obligatoria, por ejemplo, utilizarla también en los paseos marítimos e incluso en los puestos de trabajo.

Desde el 13 de julio hasta el inicio de la semana siguiente los agentes de las policías locales menorquinas, siguiendo las recomendaciones de la Dirección General de Emergencias e Interior de la Conselleria de Administraciones Publicas, concedieron una semana de margen en la que se dedicaron a instruir y advertir a los ciudadanos sobre la nueva obligatoriedad de portar la mascarilla bien colocada para cubrir boca y nariz en los espacios públicos, fundamentalmente. Durante el periodo siguiente, entre el 20 y el 27 de julio, de la didáctica se pasó a la aplicación de las sanciones que acarreaban el incumplimiento de la normativa, en el caso de que se constatara un desprecio reiterado a su cumplimiento tras una primera advertencia o bien el caso omiso a la norma.

Ha sido la Policía Local de Alaior la que más rigurosa se ha mostrado a lo largo de este mes, como prueba que ha impuesto 131 multas por no usar la mascarilla. Entre esta cifra global de multas en Alaior, 39 fueron impuestas durante la semana pasada.

Según ha explicado el jefe de la comisaría, Francesc Pons, «hemos intentado velar por la seguridad de todos y que no se nos fuera de las manos», indica el mando policial. Durante las primeras semanas gran parte de las multas se impusieron en Son Bou, otras tantas en Cala en Porter y el resto en el mismo pueblo. Recuerda Pons que la excepción del paseo marítimo, que ya ha sido revocada, «aquí no la hemos aplicado porque la pasarela de Son Bou, por ejemplo, tiene menos del metro y medio necesario para que se pueda garantizar la distanacia de seguridad, y la mascarilla ya era obligaroria llevarla».

Menos excepciones

Algunas de estas excepciones desaparecen a partir de las nuevas normas reveladas el miércoles por la presidenta. Ahora las mascarillas pasarán a ser obligatorias en todos los centros de trabajo -salvo excepciones-, en los centros deportivos interiores y en los paseos marítimos.