5

El aumento de la incidencia acumulada a 14 días de casos de covid-19 hace temer a los restauradores menorquines una nueva vuelta de tuerca en las restricciones para su sector, ahora que se han empezado a aliviar. El portavoz del Ejecutivo balear, el conseller Iago Negueruela, no dio pistas este lunes, en la rueda de prensa posterior al Consell de Govern, sobre las medidas que se aprobarán el viernes, si bien confirmó que entre este martes y el jueves se reunirá con los agentes sociales en la mesa de diálogo para abordar la cuestión.

Pero la patronal de restauración de CAEB se ha adelantado y su presidente, José Bosch, afirmó ayer en declaraciones a Onda Cero Menorca que «no aceptaremos de ninguna manera que nos hagan retroceder en las restricciones».

«Podemos entender que haya preocupación porque ha habido un aumento de contagios, pero dar pasos atrás ni hablar. Ya tenemos suficientes restricciones», afirmó, «la propia Conselleria de Salud ha dicho que los brotes están controlados y no hay ningún motivo de alarma». Recuerda que se retrasó un mes la flexibilización de medidas en el sector cuando los indicadores sanitarios permitían haberlo hecho antes.

«De momento es un rumor que nos ha llegado, pero si sucede tendremos que enseñar los dientes de una forma contundente, porque hasta aquí hemos llegado» afirmó Bosch, «ninguno de los contagios que ha habido en Menorca se ha producido en la restauración, a pesar que nos están demonizando».