El síndrome de Guillain-Barré se ha identificado como un posible evento adverso de la vacuna de AstraZeneca

4

La Agencia Europea del Medicamento (EMA por sus siglas en inglés) está revisando varios informes de un trastorno neurodegenerativo raro, el síndrome de Guillain-Barré, en personas que recibieron la vacuna de AstraZeneca contra la covid-19. Es el mismo trastorno que notificó el Área de Salud de Menorca el pasado 19 de marzo como posible efecto adverso en una mujer de 38 años que había recibido la primera dosis de la vacuna el 6 de marzo y que tuvo que ingresar en UCI. Con posterioridad no ha habido información oficial sobre la evolución de esta paciente o acerca de si su dolencia está relacionada o no con la administración de la vacuna.

Ahora como parte de una revisión regular de los informes de seguridad del compuesto de AstraZeneca, el comité de seguridad de la EMA está analizando los datos proporcionados por la firma sobre los casos de síndrome de Guillain-Barré, sin especificar cuántas personas se han visto afectadas. La farmacéutica anglo-sueca no ha realizado ningún comentario al respecto.

El regulador europeo del medicamento asegura que el síndrome de Guillain-Barré se ha identificado como un posible evento adverso que necesita ser monitorizado específicamente durante el proceso de aprobación condicional de la vacuna, y añade que ha solicitado datos más detallados sobre los casos a la farmacéutica AstraZeneca. El síndrome de Guillain-Barré es una afección neurológica poco común, en la que el sistema inmunológico del propio individuo ataca y destruye las capas protectoras de las fibras nerviosas. La mayoría de los casos se producen tras una infección viral o bacteriana, aunque también se relacionaron con otras campañas de vacunación (gripe porcina en EEUU en 1976 y gripe H1N1 en 2009). Los investigadores no obstante creen que las posibilidades de desarrollar el síndrome tras la vacuna son extremadamente pequeñas.