Turistas aguardan la llegada de taxis, el lunes en el Aeropuerto de Maó | Manolo Barro

2

La presidenta del Consell, Susana Mora, firmó este miércoles el decreto por el que autoriza la activación de las 32 licencias temporales de taxi con las que mejorar la prestación del servicio, tal y como habían reclamado los profesionales del sector en la ciudad.

El Ayuntamiento, a petición de los taxistas, tramitó la propuesta ante la Conselleria de Movilidad que dirige Francesca Gomis, el pasado jueves, y ayer mismo se aprobó la autorización con evidente agilidad administrativa.

Los taxistas habían hecho llegar sus quejas por la deficiencia del servicio con la que tenían que trabajar desde hace unas semanas para atender la demanda de clientes en puntos concretos del término municipal. «No damos a basto porque la demanda nos ha desbordado, aunque en el Aeropuerto está bien cubierta, de ahí que pidiéramos desde hace tiempo que nos vuelvan a permitir sacar a los 32 temporales que están listos para empezar en cuanto llegue la autorización», explicaba José Navarro, presidente del colectivo en Maó, ayer al mediodía. La ciudad cuenta con 42 licencias normales, a las que ahora se sumarán las temporales por un periodo de algo menos de dos meses, hasta el 31 de agosto.

La pandemia ha influido en que los turistas, en muchos casos, prefieran recurrir al taxi en lugar de subirse al autocar o al autobús para minimizar riesgos. Navarro también señala que hay menos coches de alquiler, y al haber menos turoperaciones, crece la demanda de los taxis. Sin embargo los colectivos de Alaior y Sant Lluís que también tienen licencias temporales concedidas no han solicitado que se activen al no considerarlo necesario, ha explicado el Consell.

Los profesionales de Maó se concentran mayoritariamente en el Aeropuerto, con lo que los servicios que se reclaman para los clientes desde hoteles o paradas pueden llegar a tener una demora igual o superior a los tres cuartos de hora si no hay un taxi cercano.