Aunque debe mantenerse la distancia de seguridad en los locales, prácticamente recupera toda la normalidad porque desaparecen las limitaciones de aforo y horarios. Pero las discotecas deben seguir exigiendo el pasaporte covid | PLC

9

El Govern mantiene la obligatoriedad de presentar el pasaporte covid, green card, para todas las personas que pretendan entrar en una discoteca del Archipiélago, independientemente del nivel de alerta sanitaria en que se encuentre cada isla.

El avance hacia la normalidad expuesto el lunes por el vicepresidente, Iago Negueruela, que ha supuesto la retirada casi total de las limitaciones en cuanto a aforos y horarios, principalmente, no ha abordado la cuestión relativa a las discotecas. En principio está previsto que se celebre un consell de govern extraordinario este próximo viernes en el que se tratará específicamente esta cuestión.

El Ejecutivo que preside Francina Armengol pretende solicitar al Tribunal Superior de Justicia de Balears una prórroga de la autorización para que continúe siendo obligatoria la presentación de la green card, según han informado fuentes de la Conselleria de Modelo Económico, Turismo y Trabajo. El TSJIB ya concedió esta exigencia cuando el Govern permitió la reapertura de estas salas el pasado 8 de octubre.

Hasta que el Ejecutivo decida se mantienen las mismas restricciones, tanto en el nivel 1 como en el nivel 0 de alerta, en el que se encuentra Menorca. Por tanto, hasta nuevo cambio, la exigencia del pasaporte covid que acredite la vacunación o haber superado la enfermedad en un plazo no superior a seis meses, continúa vigente a la entrada de estas salas.

Hasta la fecha solo una discoteca ha abierto para ejercer esta actividad en la Isla. Se trata del local Kopas Club, en Es Pla, de Ciutadella. El resto de discotecas siguen funcionando como terrazas. Rafa Llabrés, propietario de la discoteca Iguana, también en el puerto de Ciutadella, señala que la obligatoriedad de presentar el pase covid supone contratar uno o dos empleados más para la puerta, de ahí que por el momento seguirá sin operar como discoteca porque no obtendría rentabilidad al negocio.

En Menorca los cambios han supuesto la eliminación de todas las restricciones de aforo, horarios o la obligación de consumir sentados en bares y pubs de ocio nocturno. También se permite el baile aunque sigue en vigor el uso de la mascarilla y la distancia de seguridad entre mesas. Esta Isla ha sido la única que por el momento ha recuperado la libertad para poder bailar en los bares de copas.