Varios trailers descargan del barco 'Volcán del Teide' de Trasmed | Gemma Andreu

3

El restablecimiento de las conexiones marítimas trajo consigo ayer por la mañana el inicio de la recuperación de la cadena de distribución en toda la Isla que había quedado interrumpida el pasado viernes. La imagen de los supermercados ya comenzaba a asemejarse ayer al mediodía a su estampa habitual con parte del género en las estanterías, muchas de ellas todavía a    medio llenar.    No será hasta mañana viernes cuando la normalidad se haya restablecido por completo, según los principales transportistas menorquines que para entonces esperan haber distribuido el género acumulado durante el cierre de los puertos.

El temporal de la borrasca Blas ha aislado Menorca por mar desde entonces, en total casi cinco días, -el viernes sí llegó a Ciutadella un buque procedente de Alcúdia-, en los que las mercancías han permanecido en los puertos de origen, Alcúdia y Barcelona. De no surgir nuevos imprevistos todos los productos estarán en su destino mañana.

Desde primera hora de la mañana en el dique de Son Blanc, con la llegada del buque de Baleària «Martín y Soler», y a partir de las 8 en el puerto de Maó, con el «Volcán del Teide», de la compañía Trasmed, decenas de tráilers desembarcaron mientras los operarios de las principales empresas de transporte aguardaban para hacerse cargo de los containers que arribaron plenos de mercancía, aún sin poder dar salida a toda la acumulada en los muelles de procedencia.

El efecto overbooking controlado se produjo tanto en Barcelona como en Alcúdia, han confirmado profesionales consultados por este diario, aunque en algunos casos hay containers que no llegarán a su destino por la denominada teoría del café, productos de consumo prácticamente instantáneo, que han sido devueltos antes de embarcar.

Transportes Mascaró Morera, por ejemplo, recibe una media de 15 tráilers diarios, y ayer llegaron 32 entre Maó y Ciutadella, con una media de entre 22.000 y 24.000 kilos cada uno de ellos, lo que supone un desembarco de alrededor de 700 toneladas. «Hemos estado tres días parados, con menos gente en los almacenes, pero para el    viernes esperamos haber recuperado toda la normalidad», explicó Lluís Moll, responsable de la empresa con sede en Alaior.

Noticias relacionadas

En los buques que llegarán a la Isla esta misma mañana, la empresa recogerá la mercancía que todavía está pendiente de distribuir y que hasta ayer aguardaba en los puertos de origen.

Menorca Cargo, otra de las empresas con mayor despliegue en la Isla, movió ayer sus nueve vehículos para dar salida a la mercancía. «En un día hemos tenido que recoger la carga de los tres días anteriores en los que no hubo servicio marítimo», señalaba Joaquín Bisbal, responsable de la empresa, en total unas 300 toneladas de mercancías. La carga del barco del domingo,    procedente de Valencia, pudo desviarse por carretera hacia Barcelona por lo que también se incorporó ayer al transporte procedente del puerto de la Ciudad Condal.

El trabajo se distribuyó entre el mismo personal de cada empresa y con idéntica logística. En el caso de Mascaró Morera los operarios alargaron la jornada. «Nosotros hemos hecho todo lo posible por optimizar las rutas de manera que todo llegue a su destino lo antes posible». Es así ante la imposibilidad de recurrir a más vehículos «porque en Menorca no hay transportistas autónomos a los que puedas recurrir en un escenario como este», explica Joaquín Bisbal.

Dentro del efecto necesariamente negativo que ha causado el temporal con el bloqueo de las conexiones marítimas, este se ha producido en uno de los dos meses con menor demanda de transporte en la Isla, que son noviembre y febrero, «lo que ha hecho que la situación no se agravase», indica el gerente de Menorca Cargo, ya que «afortunadamente es la época más floja», subraya Lluís Moll.

La prioridad en la distribución la marcan los productos de alimentación perecederos, «aunque en nuestro caso la prioridad la marca la urgencia de nuestros clientes», concluye Bisbal.