Persisten muchas dudas sobre la aplicación del impuesto de plusvalía entre los ayuntamientos. | Josep Bagur Gomila

16

Los ayuntamientos de la Isla están ultimando los presupuestos de 2022. Este proceso se ha complicado por la controversia con el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, más conocido como plusvalía. Según los cálculos realizados por distintos consistorios, la merma de ingresos con el nuevo sistema aprobado por el Ministerio de Hacienda estará en torno al 30 por ciento. Esto obligará a llevar a cabo ajustes. En el conjunto de Menorca, este 30 por ciento representará unos 2 millones de euros menos al año.

Alaior mantiene la partida

El Ayuntamiento de Alaior ha convocado para el lunes el pleno de presupuestos que aplazó en su momento ante la incertidumbre generada por este asunto. El concejal Cristóbal Marqués explica que la partida de ingresos por plusvalía se mantendrá en los 450.000 euros que aparecían en la propuesta inicial. «Fuimos previsores y ya contemplamos que podía pasar algo así». De hecho, en 2020 este municipio generó derechos de cobro por plusvalías de unos 860.000 euros. Sus cálculos, teniendo en cuenta la actividad de los tres últimos años, arrojan un descenso con el nuevo sistema del 28,6 por ciento.

Ciutadella, a un tercio

En Ciutadella, el pleno se ha convocado para el próximo jueves. El concejal José López asegura que hay demasiadas dudas como para realizar cálculo alguno con cierta fiabilidad. La previsión presupuestaria por este concepto pasa de 700.000 a 200.000 euros, cuando su intención inicial era mantener o subir algo. «Hacemos una previsión prudente».Esto obligará a realizar ajustes en los gastos. No se suprime ninguna acción concreta, sino que se corrigen diversas partidas.

Maó, de 2,7 a 1,9 millones

Maó es el ayuntamiento que más ingresa por plusvalía. Pasará de 2,7 millones presupuestados en 2021 a 1,9 millones, porque sus cálculos indican que con el nuevo sistema perderán un 30 por ciento por este concepto. En 2020 facturó 3,3 millones. La concejal María José Camps anuncia ajustes tanto en gastos como en vías de ingresos para compensar.

Es Castell, 115.000 menos

En Es Castell coinciden en que el nuevo sistema reduce los ingresos en un 30 por ciento. De los 615.000 euros del presupuesto actual bajan para 2022 a 500.000 cuando la estimación con el sistema previo era de casi 750.000.

Sant Lluís baja un 25 por ciento

Sant Lluís (donde este impuesto tenía más peso relativo en 2021 con 990.000 euros) estima que reducirá un 25 por ciento la partida de plusvalía en 2022. Es Migjorn Gran apunta que se quedará a la mitad del importe de 2021.

El resto aún hace cuentas.