El bulevar se proyecta en la carretera Me2 a su paso por la localidad de Es Castell.

1

El proyecto para convertir en bulevar el tramo de la carretera general que pasa por Es Castell sigue sin ser una realidad tras casi cinco años. Tan es así que, mientras continúan los trámites para su ejecución, el grupo municipal del Partido Popular reclama al Ayuntamiento que lo reactive.

El presidente de la Junta Local del PP, Lluís Camps, recordaba este miércoles que en 2017 estaba ya «perfilada» la idea para transformar la carretera en un paseo que integrara todas las zonas del pueblo y, a la vez, creara nuevas plazas de aparcamiento. Un proyecto, destacaba, con el «consenso de todas las fuerzas políticas» y que aceptó el Consell, que se comprometió, convenio mediante, a cubrir el 50 por ciento de los 1,4 millones de la inversión.

Falta de decisión

Desde el PP lamentan el «poco impulso que está dando el gobierno municipal a iniciativas interesantes». Tan es así que, señalan, incluso se ha resentido la partida presupuestaria destinada al bulevar. En 2019, con Camps como alcalde, se destinaron «786.000 euros para acometer la obras», pero «con el cambio de gobierno, la previsión de gasto se redujo a 718.000 euros en 2020», cantidad que «se ha quedado congelada» para 2022.

Por todo esto consideran los populares que se trata de «un retraso que es ya excesivo», pues «la idea se remonta a 2017», sin que todavía se intuya cuando se  hará realidad este proyecto que debe mejorar la fachada urbana, además de «dinamizar la economía municipal».

El apunte

Joana Escandell: «Es muy lento, pero no está parado; queremos el bulevar»

La alcaldesa de Es Castell, Joana Escandell, reafirmó ayer el interés por hacer realidad el bulevar. «Se hará, pero debe terminarse antes su tramitación». Eso sí, admitió que «los trámites son muy lentos», pero «en ningún por voluntad política, depende de los técnicos». Y es que, recordaba la primera edil, «en 2019 el PP encargó la revisión del primer proyecto, que había quedado desfasado». Así, tuvo que reelaborarse el documento, que «ahora está en fase de subsanación de las deficiencias indicadas por el Consell».

Además, aún quedará «comprar los terrenos» del lado sur de la carretera, paso que requiere el proyecto definitivo. Por último, negó la alcaldesa que se redujera el presupuesto. «El convenio con el Consell fija que son 718.000 euros, no 786.000 euros».