La Casa Ládico alberga funciones de carácter administrativo del Estado desde mediados de los años ochenta.  | Gemma Andreu

7

La Casa Ládico preside la cara oriental de la Plaça Miranda de Maó, con su peculiar jardín de entrada. Construida en la segunda mitad del siglo XIX, desde 1986 cumple una función de carácter administrativo, al albergar las dependencias de la Dirección Insular de la Administración General del Estado. El paso del tiempo no perdona, y para remediar sus efectos sobre el inmueble, el Gobierno central acometerá en breve una obra de reforma en sus elementos exteriores, la tercera actuación en el edificio desde que asumió este cometido.

Los trabajos ya se han adjudicado a la empresa murciana Zima Desarrollos Integrales SL por poco más de 300.000 euros, y el proyecto ha sido elaborado por el arquitecto local Joan-Enric Vilardell Santacana. El plazo de ejecución ronda los tres meses y todavía no hay una fecha exacta para el comienzo efectivo de las obras, que contemplan actuaciones en la fachada, la carpintería exterior y la cubierta. Desde la Delegación del Gobierno explican que, por sus características, la obra no alterará el habitual funcionamiento de los servicios que se prestan en el edificio.

El origen del proyecto es la detección de diferentes deficiencias constructivas, ajenas a la estructura y la estabilidad del inmueble, pero que pueden empeorar si simplemente se deja pasar el tiempo. Además, una inspección exhaustiva ha localizado otras que se considera preceptivo arreglar.

En lo que se refiere a la carpintería exterior, los elementos actuales se sustituirán por otros con una mayor eficiencia energética, manteniendo la estética tradicional actual en la mayor parte de los casos. Cabe señalar al respecto que el edificio está incluido en el catálogo de patrimonio arquitectónico del municipio, por lo que su máxima preservación es preceptiva. También se contempla la reparación y sustitución puntual de algunos elementos de la verja de entrada, puesto que muestra evidentes indicios de degradación.

En cuanto a las fachadas, el proyecto da cuenta de la detección de diversas patologías, por lo que se procederá a la restitución de las zonas donde se ha producido una pérdida de material, la reparación de grietas y fisuras, la demolición y reconstrucción idéntica de alguna barandilla de balaustrada, entre otras tareas.

En las cubiertas se ha detectado la filtración de aguas pluviales en diversos puntos, sobre las dependencias destinadas a los archivos. Se repararán estas deficiencias y se acometerán los cambios necesarios para que no se repitan, entre otras cuestiones. Las instalaciones obsoletas visibles desde el exterior se eliminarán, pero se mantendrán las que están en uso.