El PP Menorca ha acusado al Govern balear y al Consell de Menorca de llevar a cabo políticas ineficaces en el ámbito agrario y ganadero, y advierten del peligro de cierre de las explotaciones ante la inviabilidad económica. La formación ha advertido que la falta de medidas está desembocando en una crisis sin precedentes en el sector agrario y ganadero.

La portavoz del PP en el Consell insular, Misericordia Sugrañes, ha tildado de insuficientes las acciones impulsadas por las administraciones para reducir el impacto en el sector.

«Todo ello es consecuencia de la falta de una política agrícola que dé respuesta a las demandas de las asociaciones profesionales, industrias lácteas, cooperativas, maduradores y las empresas comercializadoras, y, sobre todo, porque Govern y Consell no han sabido dar respuesta a las demandas del sector», ha indicado.

«El plan Provilac es positivo, pero lamentablemente llega demasiado tarde, y difícilmente evitará la constante pérdida de la cabaña vacuna frisona, ya que no compensa del todo los sobrecostes de las ganaderías menorquinas», ha añadido.

Por otro lado, la diputada del PP Asunción Pons ha lamentado que el Plan Estratégico para el sector todavía no esté redactado.

«Los partidos de izquierda votaron en contra, en la Comisión de Economía del Parlament, del plan de choque para la ganadería que habían reclamado durante el mes de agosto las asociaciones profesionales agrarias. El PP atendió estas peticiones y registró el 30 de agosto una proposición no de ley para la aplicación urgente del plan», ha remarcado.

Pons ha recordado que una propuesta en el mismo sentido fue rechazada en el pleno del Consell del 27 de septiembre por los partidos de izquierda.

«Según el estudio de costes en explotaciones agrarias y ganaderas, redactado por el Ministerio de Agricultura, los sobrecostes de insularidad en Baleares ascienden a 1.367 euros al año por vaca de leche, lo que supone 0,151 euros por litro que las ganaderías deben ver compensados».