Francesc Fèlix Bosch | Archivo

4

Francesc Fèlix Bosch, que combinó su vocación docente con su compromiso con la cultura y la música menorquinas, falleció este miércoles en Maó a los 83 años.

Perteneciente a una conocida familia de Maó, era el menor de los cuatro hijos del empresario Juan Ernesto Félix e Isabel Bosch, nació durante la guerra civil, en mayo de 1938 en Sant Lluís, donde se habían refugiado. Contrajo matrimonio, en 1965,    con la profesora y psicopedagoga Mariana Riera, de Fornells. Formaron una familia de cinco hijos y diez nietos. Con todos ellos ha compartido su gran afición por la música.

Francesc Fèlix se licenció en Ciencias Químicas en la Universidad de Barcelona en 1963. Al regresar a Menorca ejerció como catedrático en el Institut Joan Ramis de Maó, siendo profesor de varias generaciones de menorquines. Los años de formación académica en Catalunya lo pusieron en contacto con los movimientos sociales y culturales de la época, junto con otros jóvenes universitarios de Menorca que compartían las mismas inquietudes y anhelos de libertad.

Arrancó entonces su vinculación con la música y la cultura de Menorca. Formaban parte de aquel grupo de entusiastas pioneros su hermano Ernesto, Fernando Alejandre, Joana Vives, Josep Vives, Martí Almirall, Francesc Tutzó y Josep Miquel Vidal, entre otros. En este contexto fue uno de los confundadores de Joventuts Musicals de Maó, en 1959, y uno de sus primeros presidentes. Desde esta entidad impulsó la restauración del órgano de Santa Maria, que se llevó a cabo durante el 1971. También fue la primera entidad cultural de Maó que, después de la guerra civil, utilizó el catalán como lengua vehicular.

Francesc Fèlix volvió a desempeñar, ya en su madurez, la presidencia de Joventuts Musicals de Maó, cuando la entidad corría el riesgo de desaparecer. En esta segunda etapa, de 1997 a 2012, dio un nuevo impulso al Festival de Música de Maó, y en 1998 promovió la fundación de la Orquestra de Cambra Illa de Menorca, la primera formación musical de carácter profesional de la Isla. Durante su presidencia, en 2011, Joventuts Musicals-Maó fue distinguida con el Premi Ramon Llull de la Comunidad Autònoma. Reciban sus familiares nuestro pésame, en especial su hijo Miquel, periodista, redactor jefe de «Es Diari».