La compañía trabaja ya en la adaptación de los dos tanques

2

El pleno de la Comisión Balear de Medio Ambiente tiene previsto aprobar este jueves la última autorización necesaria para la erradicación absoluta del uso del fuel en la central térmica de producción de electricidad del puerto de Maó. Así las cosas, se mantiene la previsión de que el combustible más contaminante que se emplea ahora mismo en estas instalaciones pase definitivamente a la historia en un plazo aproximado de dos meses.

El documento que pasa mañana por el pleno de la Comisión Balear de Medio Ambiente es una «modificación no sustancial de la autorización ambiental integrada» de la central, que contempla el cambio de uso de los dos únicos tanques de fuel actuales, que se adaptarán para que pasen a emplear gasoil. El texto destaca que esta actuación supone «la eliminación del fuel como combustible en la central».

Desde Endesa están trabajando ya en la adaptación de estos depósitos a la nueva realidad, con la idea de que puedan ser operativos en la segunda quincena del mes de julio. Una vez recibido a mediados del mes pasado el permiso del Ministerio para la Transición Ecológica para la modificación, y con el ‘ok’ de Medio Ambiente, la parte burocrática queda casi solventada.

Una vez ejecutadas las actuaciones en la central, Endesa tendrá que presentar, según indica la resolución que va mañana a pleno, una declaración responsable de inicio de la actividad.Será entonces cuando deberá de dejar de utilizar el fuel en sus motores de producción de electricidad.

La decisión de Endesa de prescindir del fuel se produjo después de que el Govern impusiera una reducción drástica de las horas máximas de funcionamiento de los tres motores que en estos momentos emplean fuel, que pasaban a ser 500 anuales. Antes, operaban sobre las 8.000 horas anuales. Con el cambio al gasoil este tope de horas se triplica.

No obstante, el gasoil no es el fin último deseable. Se trata también de un combustible muy contaminante y los tres motores afectados por este cambio continuarán siendo los menos amables con el medio ambiente de la central. La gasificación y el hidrógeno verde son horizontes que se ven con mejores ojos.