Maqueta exterior del edificio

1

La consellera de Asuntos Sociales y Deportes de Govern Fina Santiago, y la alcaldesa de Es Migjorn Gran, Antònia Camps, acompañadas del equipo ganador del concurso arquitectónico que ha diseñado la futura residencia, el arquitecto menorquín Guillem Coll Pons y el despacho de arquitectura catalán H3O Architects, han presentado este viernes públicamente a los vecinos del municipio el diseño de la nueva residencia para personas mayores en situación de dependencia proyectada en el municipio.

Se trata de un equipamiento que tendrá un coste de cuatro millones de euros que se financiarán entre la Conselleria de Asuntos Sociales y Deportes y los Fondos Europeos NextGeneration del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (MRR).

Dispondrá de 40 plazas para personas mayores en situación de dependencia y dará trabajo, una vez esté en funcionamiento, a una treintena de personas.

El proyecto, que lleva por título 'S'Engolidor', debe el nombre a la apariencia reculada de piedra que tendrá el edificio con la voluntad de crear un nuevo espacio de centralidad ciudadana en el entorno y en el del talayot de Binicodrell.

Con una fachada de marés, el ritmo vertical de las aperturas y un volumen fragmentado, el edificio se integrará en su entorno, en sintonía con la arquitectura tradicional menorquina.

La planta baja es un paso que da acceso al jardín público posterior, con un acceso público lateral para que continúe siendo un espacio de juego para niños.

Con una pérgola que hace sombra y zonas para pasear, el jardín podrá ser utilizado tanto por los usuarios como por la gente del pueblo.

Con el acceso en el centro de la parcela, la residencia es un hogar por planta (planta primera y planta segunda). Cada planta se puede dividir en dos sectores de incendios.

La planta baja concentra la administración y los servicios específicos, mientras que el semisótano es para la zona de personal y el resto de servicios generales.

Los materiales empleados serán principalmente de Menorca para minimizar el transporte y reducir la huella ecológica de la construcción.

El marés, la madera, la 'pedra viva', las baldosas de terrazzo, evocan familiaridad, así como las persianas y la vegetación autóctona de Menorca.

También se emplean materiales reciclados como lana de oveja, para el aislamiento de fachada, y posidonia seca, para el aislamiento de cubierta.

Además, el hogar tendrá un espacio para la jardinería y la horticultura, por el hecho que son actividades que generan beneficios psicomotrices y están en sintonía con la cultura menorquina.

La Conselleria de Asuntos Sociales y Deportes y el Ayuntamiento de Es Migjorn Gran firmaron el pasado julio el convenio para la cesión de uso del solar de la futura residencia, en una parcela, propiedad del consistorio, que tiene una superficie de 1.624 metros cuadrados.