Nadiya Popel se encara con un policía en un acto celebrado en el exterior del hospital en junio de 2021 | Gemma Andreu

29

La doctora que criticó en Menorca las vacunas contra el coronavirus, Nadiya Popel, ha manifestado, después de la sentencia que obliga a readmitirla en el hospital Mateu Orfila, que «se ha tenido en cuenta mi larga trayectoria y el perjuicio que me podían causar cuatro años de suspensión», valora Nadiya Popel en relación al auto que la devuelve a su trabajo.

La médica entiende que se ha considerado la «desproporcionalidad» de la medida aplicada por la Conselleria de Salud. Reitera, en su línea reivindicativa, «que las personas vean que existen efectos secundarios de vacunas y entre todos empecemos a buscar las soluciones prácticas, unirnos, compartir el conocimiento y buscar la salida, espero que el diálogo científico sea la solución».

En cuanto al reencuentro con sus compañeros del hospital que no la apoyaron tras ser expedientada, «querría hallar las personas que sean capaces de abrirse al diálogo con opiniones distintas por el bien general».

Noticias relacionadas

Desde su suspensión, la doctora Popel ha  participado en numerosos actos junto al grupo Médicos por la Verdad. Ha trabajado en un equipo interdisciplinario del Movimiento Asistencial Integral en vacunas desarrollando tratamientos de medicina complementaria «que reducen los efectos adversos».

Nadiya Popel ha pasado consultas privadas en ciudades españolas donde solicitaran su punto de vista médico dada la notoriedad que alcanzó su postura, muchas veces como segunda opinión facultativa o como último recurso.

Popel sostiene que la Agencia Española de Medicamentos en el 15 informe de Farmacovigilancia sobre vacunas covid-19 comunicó 70.965 notificaciones con 12.969 casos graves y 434 fallecidos. Quienes comparten su opinión se preguntan por qué Salud la suspendió en vez de constituir un equipo de investigación sobre los efectos de la vacuna como pedía ella, y afirman que la historia le está dando la razón.